2014_Zagreb-Biograd, Día 4, 334 Km

junio 12, 2014

Hoy por fin nos dirigimos a la costa pero antes vamos a efectuar nuestra primera visita obligada prevista para este viaje: el parque nacional de Plitvicka (www.np-plitvicka-jezera.hr).

Con ya bastante calor dejamos la capital del país sin pena ni gloria, Pepe en un principio había propuesto ir por una carretera en lugar de coger la autopista pero optamos por la segunda opción por lo menos para la primera parte del recorrido. Nos saltamos la salida que pepe dijo y salimos la siguiente, como de costumbre Tom intenta hacerte volver así que al llegar al primer stop, primero nos desviamos a la derecha, luego volvemos atrás y finalmente vamos en la otra dirección pero pasado un puente la pinta que tiene esa carretera no presagia nada bueno. Paramos al borde y decidimos volver a la autopista y salir a otro desvío más adelante. Pepe le pide a Felipe de darle la vuelta a la moto, yo también procedo a la misma maniobra pero en una fracción de segundo se me va la moto y me encuentro tirado al suelo y Ultra en posición completamente vertical. Mon me ve y le dice a los chico que me socorran mientras tanto apago el motor, entre los tres la levantamos y solamente una rallada al carenado, el resto está bien.

Antes de salir de la autopista repostamos, compramos agua, la temperatura roza los 30º. La carretera que nos conduce hasta la entrada del parque es tranquila, poco transitada y transcurre entre árboles, valles combinando curvas suaves con rectas, la velocidad es entre 60 y 80 km/h.

Mon me comenta que esto de viajar en moto no es tanto cómo se lo habían pintado, hasta disfruta con ello.

Llegamos a la entrada nº 1 del parque, a la entrada del parking de pago, sale un chico con chaleco reflectante invitándonos a pasar por el lado de la barrera para así no pagar, bien. Aparcamos a la sombra de unos árboles, varias Harleys están allí aparcadas.

Una vez llegamos a la taquilla, Pepe dice que nos espera sentado en la terraza y Felipe dice que no le va a dejar solo así que entramos solos.  El recorrido propuesto mínimo es de unos 4 Km, los primeros de bajada, por un camino que combina piedra, cemento y pasarelas formadas por troncos de árboles.

Este parque forma parte de la UNESCO y según el comentario de la mayoría de la gente que ha visitado Croacia, es parada obligada para cualquier turista. Es el PN más grande del país, existen un sinfín de cascadas en constante movimiento a raíz del suelo calcáreo muy típico de esta zona que se modifica constantemente por el depósito de carbonato de calcio en el agua. Esta es la parte más visible y conocida del parque pero leyendo el folleto que nos han entregado a la entrada existen muchas más razones para visitarlo, la diversidad de la flora y la fauna son otro motivo para que un turista pueda quedarse por aquí varios días y disfrutar de la naturaleza, en nuestro caso no es así. En una escasa hora y media llegamos al lago grande y regresamos para irnos, hemos tenido suerte que no habían demasiados turistas así que tenemos fotos sin gente.

Al volver a la entrada los chicos no están, miro el móvil que estaba en silencio y aparecen varias llamadas y un sms comunicándonos que, cansados de esperar, se han ido para el hotel pero justo en aquel momento aparecen saliendo del aparcamiento con las motos, un silbido, se paran y quedamos en vernos en el hotel, nosotros entramos a comprarnos algo de comer.

La última etapa del recorrido transcurre entre valles en unas carreteras apetecibles para la conducción, un Opel nos adelanta y lo uso como abre-caminos hasta llegar casi a la autopista. De allí hasta el destino nada que contar, Tom nos lleva sin problema al hotel (http://www.hotelin-biograd.com/), check-in aquí nos quedaremos tres días en ocasión del 23rd European HOG Rally (http://biograd2014.com/hr/naslovna).

Después de una buena ducha se reúne el grupo casi entero con Edu e Inma. Pepe nos dice que Olga ya está en Zagreb pero el avión a Zadar lleva retraso. Salimos a cenar y a dar la primera vuelta por la concentración que discurre por todo el paseo marítimo, la mayoría de los bares tienen en sus terrazas pantallas donde se puede apreciar el partido inaugural del mundial de Brasil y, mira qué casualidad es Brasil-Croacia.

Tras tomar unas cervezas y con pepe nervioso porque no tiene noticias de Olga, nos retiramos al hotel.

Mañana el plan es no coger la moto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: