2012_Un año de cambios

noviembre 14, 2012

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog, esto es debido a que hasta hoy no estaba preparado para ello. El 2012 ha sido sin duda alguna un año de cambios pero empezaré desde el principio…

El viernes dos de marzo regresaba tranquilamente a casa tras un día de trabajo cómo muchos, allí había una nota de Sonia en la encimera de la cocina, en ella me explicaba que había salido a cenar así que me puse a preparar la cena y luego a ver una peli.

Poco antes de las 00:00h Sonia volvió, se sentó en el sofá y me dijo que quería hablar conmigo, tras mi primer rechazo debido a que quería acabar de ver la peli, accedí a escucharla.

El resumen es bastante sencillo, simplemente me comunicaba que se iba a vivir de forma provisional a casa de Eva. Esto supuso para mí una ducha fría e inesperada.

Tras varios días de insomnio, comiendo poco o nada, teniendo muy poca comunicación con ella exceptuando whatsapp, llegó el día donde nos cruzamos de nuevo en nuestro apartamento donde ella seguía teniendo todas sus pertenencias, ropa incluida. Hablamos, nos sinceramos, algo se había roto desde hace tiempo pero yo no supe verlo y ella me explicó el porqué de su decisión.

Pasaron varias semanas donde nos veíamos de vez en cuando para hablar, intenté por todos los medios que recapacitara de su decisión pero ella se mantuvo firme y me dijo que no volvería conmigo. Alquiló un piso.

Llegó entonces el momento de hacerme la siguiente pregunta: ¿Qué hago con mi vida?

Podía haberme quedado en Andorra y seguir con la misma vida pero ella se fue a vivir dos pisos más arriba en el mismo edificio con lo cual el simple hecho de poderme cruzar me resultaba muy difícil y doloroso ya que la seguía queriendo mucho.

Entendí entonces que mis días en Andorra se habían acabado, la pregunta siguiente fue: ¿A dónde voy y que voy a hacer?

Me considero afortunado y la suerte siempre me ha acompañado a lo largo de todos estos años, una simple llamada a un amigo me ha abierto las puertas para volver a España, participar en un negocio y trabajar.

Un fin de semana bajé y encontré un piso suficientemente espacioso para una persona sola, acondicionado y con vistas al mar, era lo que necesitaba. Cerré el trato con la agencia y me dejaron las llaves para poder pintar.

El día más difícil fue cuando tuve que hacer el traslado de mis cosas, dejaba atrás nueve años entre montañas para iniciar de nuevo, eso si, volvía a donde había vivido antes de subir.

Los primeros meses fueron difíciles, mi vida se limitaba en trabajar e ir a la playa. Físicamente estaba aquí y mentalmente arriba hasta finales de julio, en esta fecha intenté por última vez quedar con Sonia para ver si tenía alguna posibilidad que volviéramos juntos, la respuesta vino en un e-mail que me dejó las cosas claras y de forma definitiva: no.

Decidí entonces que por mi bien había llegado la hora de girar página y lo puse en practica, empecé de nuevo una vida normal, a relacionarme con mi entorno, salir y a conocer a gente nueva.

Hoy puedo decir que me he reinventado una vez más, que se puede perfectamente volver a empezar con cuarenta y ocho años, que las ganas de vivir que tengo son motivo suficiente para mirar hacia adelante y disfrutar de nuevo de la vida. La sonrisa ha vuelto en mi cara.

A principio de octubre he conocido a una persona genial, he compartido con ella todos los fines de semanas hasta hoy y la verdad es que estoy muy a gusto, el tiempo lo dirá…