2018_Penelles, 305Km.

septiembre 24, 2018

Hace unas semanas atrás encontré por casualidad un artículo que hablaba de un pequeño pueblo en la provincia de Lleida el cual se podía visitar y contemplar varios grafitis por sus calles. Pensé que era una opción interesante y lo puse en mi listado personal de cosas pendientes de hacer.

Pocos días después durante una charla en el “Petit Comité” quedamos en efectuar una salida el día de la Merçe juntos a Olga y Vicens. Por diferentes razones nadie más se ha podido apuntar así que el pasado viernes creo, como de costumbre últimamente, un grupo de WhatsApp para que las comunicaciones fuesen más fluidas y, justamente allí, propongo ir a ver dicho pueblo, a todos les ha parecido bien.

En común acuerdo tomamos la decisión de quedar a las 9:30h en La Pava y arrancar el recorrido por las costas del Garraf, Vilanova, Vilafranca, Igualada y seguir por la A2 hasta la salida que nos llevará a nuestro destino.

El día acompaña, sol y temperaturas perfectas para moverse en moto, relativamente poco tráfico, llegamos a Penelles y aparcamos cerca del ayuntamiento sobre las 11:30h.

Mon y Olga entran en la oficina de información y en seguida vuelven a aparecer con dos folletos con el mapa y las explicaciones de todos los grafitis por tan solo 1€ cada uno. Antes de sentarnos en una terraza de un bar para tomarnos algo fresco oímos en la megafonía del pueblo que se ha muerto un señor. Cuando nos sirven, la señora nos dice que justamente se ha muerto el señor del grafiti más emblemático, que casualidad.

Una vez estudiado un poco el mapa, tampoco es tan complicado tratándose de un pueblo de unos quinientos habitantes, lo divido entre norte y sur y arrancamos hacia el este.

Ante todo hay que explicar porqué hay grafitis en este pueblo, ha sido una iniciativa dirigida por Binomic.cat (http://www.binomic.cat/) con el soporte del “Ajuntament de Penelles” y de la “Diputació de Lleida” que han querido promover la cultura artística en el mundo rural organizando el “Gargar Festival de Murals i d’Art Rural” que este año ha llegado a su tercera edición.

Vamos caminando, haciendo fotos, mirando cuales son los artistas de cada grafiti los cuales han venido de diferentes lugar tanto a nivel autonómico, nacional o internacional. La verdad que hay para todos los gustos.

Vamos cambiando de calles, plazas, pasajes y poco a poco, vamos completando el recorrido de la zona sur del pueblo, fotos, fotos y más fotos, da gusto pasearse y disfrutar de las maravillas pintadas, algunas son realmente bonitas, otras llenas de detalles y algunas cambian por completo dependiendo desde donde se miren.

Pasamos ahora al sector norte hasta llegar al más emblemático grafiti, el del “avi” que se acaba de morir, en mi opinión uno de los mejores si no el mejor. Poco a poco vamos acabando el recorrido completo, ha sido una experiencia totalmente recomendable de poco más de dos horas, lo aconsejo de verdad.

Regresamos a las motos y nos vamos al restaurante Remei (http://www.restaurantelremei.es/) no muy distante, aparcamos a la sombra, entramos, a pesar de que es lunes y aquí no es festivo, está a tope, nos ofrecen el menú pero decidimos pedir carta, todo muy bueno y a un precio razonable, salimos los últimos.

Regresamos, ahora si hay un poco de tráfico, pasamos unos 5Km de caravana por un accidente en la A2, nos despedimos al llegar a la salida de Vilafranca, hasta la próxima pareja, otra salida agradable en buena compañía.

Fotos:

https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157674136569538

2018_Cadaqués

septiembre 11, 2018

Un año más nuestros amigos Inma y Edu nos han invitado a pasar un “finde” en Cadaqués, bueno en este caso el puente del 11 de septiembre.

Domingo 9 de septiembre

En marcha a las 6:00h ducha, desayuno, voy a por Desy, el pueblo ha amanecido lleno de lazos amarillos, a las 8:10h salimos, a las 10:12h llegamos a destino, 204Km buena media.

Volvemos a desayunar con nuestros amigos, Inma no se encuentra del todo bien y decide descansar, nosotros planeamos la ruta para mańana y como entrenamiento decidimos hacer una caminata hasta el faro de “Cap de Quers”.

Una caminata por un sendero relativamente fácil que nos lleva casi 1h. Desde este lado hay una perspectiva diferente de Cadaqués. Hoy el cielo está nublado, hace calor pero no agobia, vamos charlando y caminando, el tiempo pasa volando, ya hemos regresado al pueblo, hora de comer. Edu había llamado previamente a Inma para quedar en el restaurante La Gritta donde nos sentamos y recuperamos fuerzas. Todo perfecto como siempre.

Breve descanso en casa y en marcha de nuevo, destino: las fiestas medievales de Castelló d’Ampuries. Edu me deja conducir su nuevo A5, no voy a hacerle un feo…

Salimos, tráfico, delante nuestro un Mercedes con matrícula francesa que debe de tener más de treinta años, aguanto detrás de él un rato hasta que puedo adelantarle y sigo coche tras coche hasta el siguiente grupo. El Audi es automático pero se lleva muy bien, llegamos a destino y aparcamos.

Nos encontramos en el lugar de los juegos a caballos con David, el primo de Inma y Veronica, una amiga, todos juntos visitamos el mercado medieval, paradas de todo tipo, compramos pan, miel, nos tomamos unas cañas, unos crepes, vemos algún que otro espectáculo de pasada, en definitiva pasamos la tarde hasta que llega la hora de regresar.

Cenita a base de pescado en Can Rafa, todo exquisito, como siempre, retirada a una hora prudente, re-planificación de la ruta de mañana y todos a dormir menos yo que me quedo a escribir esto hasta la 1h.

Lunes 10 de septiembre

8:00h en pié, 8:30h desayuno y en marcha, Edu nos explica que el nombre de Cadaqués viene de “Cap de Quers” y sinceramente no creo que nos esté tomando el pelo o, por lo menos, lo disimula muy bien… lo damos por bueno.

Con el A5 nos vamos hasta el final del camino a “Cap de Creus” y, aparcamos, no es el momento de montar una “rave”. Iniciamos nuestro camino de regreso a Cadaqués.

Habíamos mirado en Wikiloc el trayecto y los tiempos, en su mayoría eran entre 2,5h a 3,5h. Vamos caminando sin prisa pero sin pausa, el camino es un sube y baja constante bordeando el mar a una distancia prudencial. Al estar el cielo bastante cubierto la temperatura es favorable. Edu, que prácticamente lleva aquí toda su vida, nunca había experimentado este trayecto, claro está que lo suyo es la bici y no caminar.

De vez en cuando hacemos una parada para sacar alguna foto o para beber agua, nos cruzamos con algún que otro francés, llegamos más o menos a la mitad del recorrido. Salimos ahora del camino para efectuar un tramo de enlace por medio de una carretera de tierra que se utiliza para dar acceso a los vehículos a las primeras torres que nos encontramos. Finalmente volvemos al camino peatonal que poco a poco nos lleva hasta “Port Lligat”.

Hemos realizado el recorrido en 1:45h estamos en forma!!!

Regresamos a casa, Inma está desayunando. Nos quedamos un rato hasta que decidimos ir con Desy a recuperar el Audi, más que una carretera sin salida parece más bien Las Ramblas de Barcelona, muchos coches y motos, hasta un guardia urbano dando vueltas con su moto.

Una vez llegados al aparcamiento, suelto a Edu y me doy la vuelta, sin novedades volvemos a la base, aparcamos y bajamos a comer, propongo cambiar de lugar, lo hacemos en Can Tito donde encontramos mesa sin problemas.

De entrada nos comunican que han tenido un problema y que la bebida no está fría pero tienen hielo, vale, nos quedamos. Pedimos, nos traen los platos, todo perfecto, no ha ido tan mal como parecía en un principio.

Nos levantamos, parece ser que las piernas empiezan a pesar más de lo normal mientras arrancamos y regresamos, no antes de recoger los “taps” encargados por Edu ayer.

En este preciso momento todo el mundo está relajado en la cama mientras yo, como de costumbre, sigo escribiendo este relato.

Tras la siesta nos volvemos a poner en marcha, esta noche seguimos probando lugares que son nuevos para nosotros, ahora toca el Restaurante Compartir (http://www.compartircadaques.com/) donde tenemos mesa temprano al estilo europeo, a las 20:00h.

Tomamos asiento en la terraza semi-cubierta, el lugar está bien decorado, la camarera nos trae las cartas y unos aperitivos. Aquí tal y como dice el nombre, se trata de pedir platos para compartir y naturalmente surge el problema de mis alergias pero la camarera muy preparada, se sabe exactamente lo que lleva cada plato y al ser elaborado al momento nos ofrece a eliminar lo que no puedo comer así que pedimos entrantes y platos principales pudiendo finalmente experimentar la mezcla de platos y sabores entre todos.

Una cena increíble que ha merecido y mucho la pena, totalmente recomendable.

Regreso a casa y a dormir.

Martes 11 de septiembre

Yo me pongo en marcha temprano y preparo la mesa para el desayuno, los demás siguen durmiendo, hago un intento de despertar a Mon pero no me hace caso, bueno me pongo con las redes sociales hasta que el resto arranca.

Desayunamos, junto a David y Veronica bajamos a comprar la comida y luego al muelle, hoy el plan es ir en lancha y pasar el día en el mar, el cielo está completamente despejado y el sol nos calienta sin agobiar, perfecto.

Este es el finde de hacerlo todo diferente, una vez fuera de la zona de los amarres en lugar de ir hacia el norte, como de costumbre, giramos a la derecha hacia el sur. Si bien el tiempo es genial hay un poco de viento el cual provoca que el mar esté algo movido y para poder pararnos en alguna parte tenemos problemas de que la lancha no se queda quieta. Nos bañamos, Edu encuentra un par de móviles en el fondo del mar, nos dejan probar las mascaras para hacer snorkel de Decathlon, van genial.

Comemos, hacemos la siesta y luego nos volvemos a mover a otra cala un poco más resguardada, finalmente regresamos.

Duchita, preparación de maletas, cena y sin prisa pero sin pausa regresamos a casa para meternos en la cama media hora pasada las doce.

Un puente maravilloso pasado como de costumbre con amigos geniales y aperitivo de lo que van a ser las vacaciones de este año, ya falta menos…

Fotos:

https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157701130456744