Hoy es el día de la mona, Mon ha propuesto quedar con Alba para regalarle lo que ella ha pedido, un huevo Kinder y, de paso, llevarla a comer.

Si ayer fue un día completo, la noche no ha sido de menos, cena en casa con Su y salida a tomar unas copas en el pueblo, retirada sobre las 04:00h, a las 08:00h en pié, uff.

Debido a que Su no ha enchufado bien su smartphone y habiéndose quedado sin batería, lógicamente ni ella ni Alba se han despertado, nosotros esperando en la plaza y ellas en la cama durmiendo, grr. Después de un rato de espera, me vuelvo a casa para doblar ropa y Mon sube a casa.

Casi sobre las 11:00h nos vamos a Barcelona, el destino es el Museo de las Ilusiones (http://www.bestmuseum.net/sp). Es un lugar donde básicamente se trata de hacerse fotos dentro de las imágenes dibujadas en las paredes y en el suelo jugando con la perspectiva y las ilusiones ópticas.

El precio de la entrada es un poco excesivo teniendo en cuenta lo que ofrece pero el rato que uno pasa en su interior es divertido, ideal para los críos, es recomendable para pasar poco menos de una hora siempre y cuando no haya mucha gente.

Existe una marca en el suelo en cada imagen que indica el punto exacto donde efectuar la foto y aprovechar al máximo la perspectiva deseada, desgraciadamente las chicas de la entrada ni siquiera lo explican, menos mal que uno está atento y lo descubre por si solo.

Los dibujos son muy distintos entre si, encontramos Dalí, Goya, Picasso, Darth Vader, tiburones, zombies, imágenes que despiertan fantasías, hay hasta una habitación donde en su interior puedes aparecer mucho más grande o pequeño de lo que en realidad eres, en fin verlo para creerlo…

Aquí dejo unas fotos para tener una idea aproximada del lugar:

IMG_2696

Una vez fuera nos damos un paseo por el patio del antiguo Hospital de Sant Pau entrando por la calle del Carme y saliendo por la calle Hospital, luego Mon dice que quiere ver la Iglesia de Santa Anna pero al llegar está cerrada, pues nada, regresamos al coche y nos vamos a comer una pizza al Port Ginesta en Castelldefels en Napoletani D.O.C. (http://www.napoletanidoc.com). Cómo siempre exquisitas pizzas y en buena compañía, hasta la próxima entrada del blog.

Hoy ha costado un poco despertar a Mon pero la mañana ha servido para seguir visitando y conociendo en profundidad lugares relevante de la ciudad condal.

Después del desayuno servido en la cama, de la ducha y del desplazamiento hasta Barcelona, Tom nos lleva en poco más de 25min, nada de tráfico, a la primera de las dos visitas guiadas programadas para hoy: el Monasterio Pedralbes (http://monestirpedralbes.bcn.cat/es/).

Aparcamos sin problema y compramos las entradas, queda todavía más de media hora para que empiece la visita así que entramos para sacar unas fotos. Hay muy poca gente, debe de ser porqué éste no es un destino turístico muy conocido y que además coincidiendo con el puente de Semana Santa, los lugareños están de vacaciones.

El cielo está nublado y la claridad no es la más idónea para poder obtener una imagen perfecta, es lo que hay, de todas formas buscamos el mejor ángulo para llevarnos unas fotos en condiciones.

Llega la hora del inicio de la visita, a parte de nosotros el resto son personas mayores, dos parejas de mujeres y un hombre solo, la guía es una chica joven. Arrancamos y en primer lugar visitamos la iglesia donde inician las explicaciones.

El nombre completo del lugar es Real Monasterio de Santa María de Pedralbes, comúnmente llamado Monasterio de Pedralbes, fundado en el 1327 por la reina Elisenda de Montcada, constituye un testimonio cultural e histórico de la comunidad de las clarisas que siempre lo han habitado, en la actualidad viven en otro edificio cercano con las comodidades de hoy en día, vamos que tontas no son…

Tenemos poco tiempo para estar dentro de la iglesia debido a que en breve se celebra una misa, siguen las explicaciones hasta que una monja nos hecha amablemente… mala coordinación con los horarios…

El monasterio se edificó en tres niveles, cada uno en una época distinta y está ubicado en la parte más suave de una pendiente de la montaña, su nombre proviene de “Petra Albas” que hace referencia al color blanco de la piedra de la cantera que estaba cerca. Su ubicación se consideró ideal por estar cerca de la ciudad pero lo suficientemente lejos de ella.

La reina hizo construir un palacio donde se fue a vivir cuando se murió su marido el rey Jaime II y, tras su propia muerte fue derribado por expreso deseo de ella. Posteriormente el monasterio mantuvo su independencia económica gracias a la protección de la casa real, del Consejo de Ciento de Barcelona y de donaciones particulares.

Pasaron así los siglos hasta llegar a hoy en día donde podemos disfrutar de una construcción completamente reformada con un claustro muy bonito, una nota curiosa es que en la parte del jardín hay un pozo donde aparecen dos pequeñas figuras en la piedra, una calavera y un diablo descubiertos por Mon y por supuesto fotografiados. He preguntado a la guía el significado pero no ha sabido responder.

La visita termina con un vídeo sobre los métodos utilizados en la restauración de frescos pero nosotros ya lo hemos visto antes así que nos vamos a la siguiente.

Golf y en escasos diez minutos sin tráfico alguno llegamos a la Torre Bellesguard (http://www.bellesguardgaudi.com/es).

Si la primera visita ha sido barata, ésta es cara pero ya se sabe, donde hay Gaudí hay que pagar, también es verdad que siempre sales satisfecho.

Nos quedan unos minutos y la chica nos recomienda salir y cruzar la calle para ver lo que queda del acueducto construido por Gaudí, al ver los arcos, ambos recordamos los que están en el Park Güell.

Inicia la visita que es en castellano, solamente estamos nosotros, le digo a Jordi, el guía, que si lo prefiere podemos hacerla en catalán, cambia con la condición que si se une otra gente volverá a cambiar.

Las primeras explicaciones nos la da al lado de las dos torres donde en el centro hay la puerta entrada a la finca. Aquí había un antiguo castillo de un rey que lo utilizaba cómo residencia de verano, su nombre significa “bellas vistas” debido a que desde este punto se veía perfectamente hasta el mar Mediterráneo, en aquel entonces no había polución.

Gaudí aprovechó lo que quedaba del castillo para volver a construir aprovechando, cómo de costumbre, los materiales que existían en el entorno cercano, su aspecto es de castillo medieval con el toque peculiar que caracterizan todas sus obras.

Nos paramos ahora en el jardín donde seguimos atentamente todas y cada una de las explicaciones de Jordi, historia, arquitectura, curiosidades cómo por ejemplo la acústica de la zona del banco de piedra, es genial poder tener un guía solamente para nosotros.

La pared exterior del edificio es plana pero al utilizar piedra pizarrosa de distintas tonalidades cómo verdes, marrones, grises y negros, el resultado es asombroso, Jordi nos explica que según la luz y el sol que haya, el reflejo hace cambiar por completo su imagen.

A cada lado de la entrada principal se encuentran dos bancos de piedra que fueron diseñados por Domènec Sugrañes, colaborador de Gaudí que, al pelearse con la dueña, le dejó el encargó de acabar la construcción de la obra que duró nueve años, entre 1900 y 1909.

La puerta de la entrada es de hierro y se puede apreciar la inscripción de “Ave Maria purissima, sens pecat fou concebuda”.

Entramos y lo que vemos es algo totalmente opuesto con su parte exterior, todo está pintado de blanco, por supuesto no falta luminosidad, la impresión desde el exterior es exactamente lo opuesto. En las paredes hay azulejos azules y blancos, la impresión es más bien de estar en alguna casa de Andalucía. Subimos las escaleras.

Lo que nos ha chocado y bastante es que la familia propietaria del edifico vive de forma permanente hoy en día, naturalmente sus instancias siendo privadas no se pueden visitar. Seguimos subiendo.

Llegamos a la habitación del humo, su balcón tiene la peculiaridad de estar a un escalón por debajo de el de la planta, La razón es porqué al sentarse mirando hacia el exterior, la barandilla no molesta para las vistas y además permite a que el agua pluvial no pueda entrar.

Más arriba encontramos la última planta donde hay la habitación de la música que mucho nos recuerda a la buhardilla de la Pedrera. Está inacabada, se supone que los ladrillo a modo de obra vista deberían haber estado tapados con yeso para su posterior pintado pero se dejó asi por deseo expreso de la dueña.

Ultima parte: el terrado. Las vistas desde aquí son fantásticas, Barcelona a nuestros pies. Podemos contemplar la torre que se eleva 33m culminada por la cruz que está presente en prácticamente todas las construcciones de Gaudí. Jordi nos enseña una semilla de ciprés que es de donde se inspiró para construirla.

Bajamos y volvemos a entrar por la puerta de servicio, un vídeo de menos de dos minutos nos enseña la torre desde una vista aérea, allí apreciamos dos ojos formados por los dos bancos que vimos al principio y una vegetación a su lado, fuerte, en aquella época no se había inventado todavía el avión.

Nos despedimos, unas fotos más y salimos, genial mañana de visitas.

Fotos:

http://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157665908477280

2016_Parques

marzo 6, 2016

Después del letargo del invierno, este año más suave que nunca y la preparación del viaje de verano, ya toca volver a la actividad exterior.

Tenía en la cabeza la frase de Mon: “si nos levantamos demasiado tarde, no aprovechamos lo suficiente el domingo” así que hoy me he despertado cómo cada día sobre las ocho, he preparado el desayuno y pasadas las diez ya estábamos de camino a Barcelona, destino: el Parque del Laberinto de Horta.

Había oído hablar de este parque pero nunca había ido a verlo, se trata del más antiguo que se conserva de la ciudad, está ubicado en la antigua fincas de la familia Desvalls en una ladera de la Sierra de Collserola. Fue diseñado por un arquitecto italiano, el jardinero era francés y la ejecución de las obras corrieron a cargo de un catalán, bien, así hubo para todos.

Dejamos el Golf en un aparcamiento gratuito al lado del velódromo ubicado justo entre el parque y la Ronda de Dalt, la entrada también es gratuita, en la web anunciaba que hasta julio, perfecto.

En la entrada se puede apreciar el palacio de la familia que presenta un estado exterior bastante deplorable, le hace falta una buena restauración, en su interior alberga el instituto municipal para la formación de la jardinería y una biblioteca especializada sobre botánica en general.

Unos pasos al frente y nos ubicamos en la entrada del laberinto compuestos por cipreses de una altura de un poco más de dos metros, entramos… bueno no es muy grande pero entre idas y vueltas conseguimos llegar hasta el centro para finalmente salir por la parte más al norte, allí subimos por la Escalinata del Belvedere donde observamos el laberinto desde arriba. Al tener el sol de frente, nos movemos hacía un lateral para buscar la foto de rigor. Ha sido divertido.

Un poco más arriba está ubicado el estanque, hoy en día completamente seco a causa de unas obras de reforma y el pabellón neoclásico. Aquí una placa recuerda la visita de no recuerdo bien que rey.

Seguimos ahora nuestro recorrido por el jardín romántico y el neoclásico, todo está en obra, seguramente una vez acabada, la visita será mucho más agradable, de momento disfrutamos de este bonito paseo.

Salimos, cruzamos la ciudad y subimos hasta el Jardín Botánico ubicado en Montjuic (http://museuciencies.cat/es/visitanos/jardi-botanic/), a la entrada nos dicen que es gratuito, pues vale.

Este parque ha sido desarrollado para albergar todo tipo de vegetación provenientes de distintos lugares del mundo con un denominador común: el clima mediterráneo.

El folleto recibido a la entrada nos permite tener un poco de información sobre el recorrido, en él vemos claramente que el jardín está dividido en zonas donde se pueden apreciar las plantas de cada continente. Hay algún grupo con guía en catalán, nosotros seguimos.

Es realmente curioso enterarse de que, a parte obviamente de la cuenca mediterránea tanto en la parte europea cómo en la africana, existe otras zonas que también comparten perfectamente este clima, nunca lo hubiera imaginado, estamos hablando de California, la zona central de Chile, la más meridional de Sudáfrica y por último el sudoeste del continente australiano.

Mon se queda para hacer una foto a un árbol bastante raro, se llama la Higuera de Port Jackson que tiene la particularidad de que sus ramas emiten raíces aéreas, su tronco crece hacia abajo buscando la tierra.

La temperatura es de 12º pero el sol nos ayuda a llevar bien esta temperatura, hacemos el recorrido completo, hay muchas zonas donde todavía no se ha plantado planta alguna, parece ser que hoy es el día de pasearnos entre vegetación y obras.

Bueno decidimos irnos al barrio de la Barceloneta a comer, aparcamos en el Moll de la Fusta, paseamos por las estrechas calles hasta encontrar un restaurante que nos gusta que se llama El Xiringo, entramos y por suerte hay disponible la última mesa.

Comida auténtica, todo exquisito, un acierto, a una hora prudente regresamos a casa.

Fotos:

https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157666253079125