Al igual que en los días anteriores a las 8:45h entrábamos a desayunar, hoy acompañados solamente por una pareja formada por dos mujeres, probablemente madre e hija. Al momento de efectuar el pago de la habitación la sorpresa ha sido que no aceptan tarjetas de crédito, bueno, pagamos, saludamos y nos vamos sin ni si quiera un simple recibo. Tengo la impresión de que este Bed&Breakfast no está declarado será por lo que acabo de comentar o será por el hecho que fuera no tiene ningún tipo de cartel, en fin.

Tom nos ha guiado por unas carreteras entre árboles hasta llegar a la autopista y a partir de este punto Sonia se ha puesto a escribir en el PC el resumen de los días anteriores. Una parada técnica a 1/2 mañana y como el que no quiere la cosa pasamos Toulouse y llegamos a la salida de la autopista ya cerca de los Pirineos.

Unos kilómetros más adelante entramos en reserva pero el ordenador de abordo dice que nos quedan 90Km de autonomía así que al precio que está el gasoil en Francia 1,60€/l pasamos de repostar. Finalmente llegamos a casa con la aguja abajo del todo.

Un buen plato de pasta y de nuevo en marcha para ir a repostar, limpiar el Megane y comprar comida para toda la semana.

Me ha encantado este viaje, tengo que aclarar que finalmente ahora tengo claro que la región se llama Aquitania, el departamento visitado el Dordogne y el nombre de Perigord hace referencia a una antigua provincia que ya no existe.

Esta mañana, según lo programado, hemos desayunado y acto seguido nos hemos dirigido al mercado donde hemos comprado en primer lugar unos plátanos y posteriormente unas latas de foie-gras, siendo producto local salen mucho más baratas que en cualquier otro sitio y hay que aprovecharlo.

Una vez fuera de Serlat, la primera parada ha sido Eyziers. Para no cambiar la costumbre, se trata de un bonito pueblo con montaña rocosa incluida, Damos una vuelta por el paseo que hay debajo de ella, al aire libre.

La siguiente parada ha sido para visitar una enorme gruta, La sorpresa ha sido que los sábados permanece cerrada. La pregunta es: ¿Qué pretenden, que la gente no trabaje y vaya a verla entre semana?

Seguimos. Las carreteras nos hacen pasar una y otra vez sobre el río Vézère ya que el curso de éste río forma constantemente unas “U”. Paramos a visitar La Madeleine. Se trata de un enclave ubicado sobre el río entre unas rocas donde empezó a vivir gente ya en la pre-historia, sucesivamente fue poblado por trogloditas hasta llegar a le edad media y el enclave ha ido evolucionando hasta llegar a tener un castillo en la parte
superior de la roca. En la actualidad está casi totalmente derrumbado. Interesante visita.

A unos escasos kilómetros visitamos el castillo más grande que existe enclavado en una roca y muy pero que muy bien conservado. El recorrido recomendado de la  visita nos permite ver todo el castillo empezando como de costumbre por la planta baja ocupada por la entrada, la cocina, el lugar donde guardaban los animales, en la  primera planta vemos el salón y las habitaciones. Una interesante chimenea con
salida natural al exterior es lo más destacado. Seguimos subiendo hasta llegar a las plantas superiores donde hay terrazas naturales todas ellas con parte cubierta por la roca de forma natural. Nunca había visto algo así. Finalmente en la cueva superior podemos observar en distintos dibujos como fue el enclave con el pasar de los siglos.

Al bajar, Sonia casi se marea, son las 13:45h y aquí estamos acostumbrados a comer sobre las 12:30-13h. Otra vez en el coche a unos escasos kilómetros paramos en un bar con terraza incluida justo al lado de un charco con patos incluidos. Una ensalada completa para ella y un bocata para mí. A unos escasos 300m llegamos a nuestra siguiente visita: La Roque Saint-Cristophe (www.roque-st-christophe.com).

Declarado patrimonio de la UNESCO, este increíble acantilado con más de 1Km de extensión comprende cinco terrazas excavadas desde su origen por la erosión de las aguas del río hace ya 60 millones de años y sobre todo por la acción del hielo sobre la cal durante los períodos glaciales. El hombre empezó a vivir en este lugar 50.000 años A.C. y no lo ha dejado durante las distintas épocas: Edad de Bronce, De Hierro, Galorromana, Media hasta el Renacimiento.

Una foto panorámica con reconstrucción virtual nos dan la perfecta idea de cómo ha sido el lugar en aquel entonces. La verdad es que después de ver primero La Madeleine y después esto me hace pensar que este tipo de visitas culturales merecen de verdad la pena y se aprende más del género humano aquí que en una escuela.

De nuevo en marcha hasta llegar a la siguiente visita, un castillo con su bonito jardín pero en este caso también cierra los sábados. Menos mal que aquí sobran los castillos así que ni cortos ni perezosos introducimos a Tom un nuevo destino y voillá, llegamos a otro.

Ubicado un poco más al norte sobre el recorrido previsto de hoy el castillo de Hautefort (www.chateau-hautefort.com) está ubicado en un promontorio dominando el valle por completo, de un estilo clásico tiene también algo del estilo medieval. Sorprenden sus grandes dimensiones, su patio me recuerda mucho el estilo de Versalles. Sus jardines son una delicia para la vista probablemente conservan los dibujos perfectos de la época con sus motivos geométricos. Una visita a su planta inferior, baja y primera nos da una perfecta idea de lo que puede haber sido la vida allí en su época dorada.

Llegamos a Sarlat justo a tiempo para una duchita rápida y prepararnos para salir a cenar, hoy tenemos reserva en un restaurante recomendado ubicado como no en un castillo en Saint Geniès. Bueno el lugar encantador, la cena perfecta, el precio razonable, que más se puede pedir, un día redondo. A destacar que no hay carta de vinos, te bajan a la bodega y tú mismo escoges la botella y te la subes a la mesa, genial.

Como de costumbre son las 00:08h Sonia duerme mientras yo acabo el escrito. Mañana regresamos a casa.

 

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157627906606350/

Esta mañana he tenido los problemas de siempre con mis alergias, pan con sésamo, mermeladas de frutos rojos y croissant con Nocilla, vamos que solamente he podido tomar el zumo de naranja, el café y unas tostadas que me ha sacado la dueña con mantequilla.

El tiempo del desayuno lo hemos compartido con dos parejas mayores francesas. El marido de una de ellas al oírnos hablar español ha entablado conversación, pues Sonia hablando mientras yo escuchaba a todos. La opinión que tenían tras visitar España hace 40 años y recientemente es que los españoles se han cargado la costa… algo de razón tienen.

Nos despedimos y salimos de ruta, hace un día despejado y con sol, la dueña nos ha dicho que hoy se prevé una temperatura de 30º. Después de haber recorrido tan solo 4Km unas nubes bajas que se asemejan a niebla nos envuelven. El recorrido es el establecido por Sonia con una pequeña variante aconsejada por la dueña del Bed&Breakfast.

Primera parada en Monfort donde vemos su castillo por la parte exterior. Seguimos en dirección Cénac y paramos en Domme. Desde aquí se pueden apreciar unas vistas panorámicas del río, merece la pena darse una vuelta por el pueblo y visitar las tiendas con productos de la artesanía local.

Seguimos ahora hasta el siguiente pueblo: La Roque Gageac. Se trata de un encantador pueblo ubicado entre la orilla del río y, cómo no, una roca gigante. Aparcamos en uno de los parkings que hay en la entrada y, cómo todos, obligan al turista a pagar entre 2 y 3 Euros para estacionar entre 2 y 3 horas cuando en realidad con 1 hora sería suficiente.

Nos damos un paseo, Sonia hace fotos desde el río. Dado que mi desayuno ha sido escaso tengo la idea de comerme algo, entramos en una pastelería pero, al ver que hay avispas en los pasteles detrás del cristal, optamos por salir de inmediato, mal rollo. Un cigarrito para no pensar en la comida y seguimos paseando. Cuando finalmente pasamos por un local de venta de bocadillos, entramos y adquirimos un par de ellos y una botella de agua grande.

Regresamos hacía el coche y nos paramos en un parque con mesas y árboles que tapan el sol, ya son las 12:30h y decidimos comernos los bocatas. De nuevo en marcha, siguiente destino: Castelnaud. Otro pueblo medieval que conserva toda su gracia. Un largo paseo por sus calles muy empinadas, Sonia disfruta con las fotos y ambos empezamos a sudar y mucho, el sol pega y mucho. Pasamos de entrar en el castillo, tampoco es el caso de visitarlos todos, aquí hay uno en cada pueblo.

La verdad es que en todos los pueblos por donde pasamos parece como si el tiempo se haya parado, si no fuera por los vehículos que circulan, parece que estamos en la época medieval. Por el río hay un sinfín de canoas y de barcazas repletas de turistas.

Aquí se respira paz. Es posible también que el simple hecho de visitar lugares en septiembre sea infinitivamente muy diferente que hacerlo en julio o agosto. La gente parece más educada y más respetuosa o también porqué esta no es una zona masificada de turistas, de hecho la gran mayoría son franceses seguidos por ingleses y casi no hay españoles.

Seguimos recorriendo kilómetros por las divertidas carreteras locales hasta salirnos del valle del Dordogne y entrar en la zona de las viñas cuya ciudad más emblemática es Bergerac.

Primera parada de esta fase del día es la abadía de Saint Avit Sénier. Entramos pero poco que contar, lo único destacable es un cartel ubicado en el jardín de enfrente que hace referencia al camino de Santiago, Sant Jaques en francés.

Unos kilómetros más y paramos a visitar el castillo de Monbazillac (www.chateau-monbazillac.com) propiedad de las cavas que llevan el mismo nombre. Curioso ver el castillo por dentro y por fuera ver que está rodeado de viñas. Al final de la visita tenemos degustación de vinos. Antes de irnos hemos comprado un par de botellas de tinto del año 2005 a un precio económico.

Nos encontramos a unos 8Km de Bergerac pero al introducir el nombre en el Tom nos dice que hay una distancia de 65Km, creo que Sonia se ha equivocado… Pasamos de él y seguimos las indicaciones tradicionales y nos plantamos en el centro en un plis.

Aparcamos y tras pasar por la oficina de información, paseamos por la calle central que baja hasta el río. Cómo no, vemos la estatua del famoso Cirano con su peculiar nariz fotografiada de inmediato. Entramos ahora en Recoleto, un claustro formado por capiteles de piedra y el resto de la estructura de madera convertido ahora en una exposición.

Unas fotos desde el otro lado del río y de nuevo en marcha para regresar a Sarlat. Llegamos sobre las 19:15h, un aseo rápido y de nuevo en marcha para cenar en el otro restaurante recomendado, óptima cena más abundante que la de ayer pero bajo mi punto de vista con un pelín menos de calidad, positiva de todas formas.

Ahora son las 23:51h y es hora de dormir, Sonia lo está haciendo desde hace más de 1/2h. Mañana más.

 

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157627769536975/

Cuando Sonia me dijo: ¿Nos vamos a ver la zona del Dordogne en Francia el puente de Meritxell?

Yo le contesté: Vale, pero vamos en moto.

Después de pasar dos semanas y dos días por el Camino de Santiago con Ultra y con una temperatura elevada, en este viaje no ha colado y hemos tenido que ir con el Megane. Supongo que ésta es la última salida del 2011 así qué mejor en coche que quedarnos en casa.

Tras una noche corta, pero intensa, donde hemos cenado en casa de Eva y hemos jugado al “Calimocho” con borrachera incluida, ésta mañana ha costado un poco ponernos en marcha. Una vez cerrada la maleta, nos hemos dirigido al Pas de la Casa y hemos entrado en Francia.

Cada vez que pasamos por aquí se nos hace más familiar el camino, ya llevamos varios viajes optando por el país galo. Esta vez visitamos la zona del Dordogne, ubicada a unos 200Km más al norte de Toulouse.

Aprovechando la información de internet y algunos consejos de los compañeros de curro de Sonia, nos hemos dirigido a un encantador pueblo llamado Rocamadour. La carretera que llega a él ofrece una estupenda vista, un valle lleno de árboles, una enorme montaña rocosa donde se puede divisar un pequeño pueblo enclavado en ella, arriba un castillo, al medio una estructura de piedra y abajo casas.

Al llegar, hemos intentado probar suerte para encontrar una plaza en el pequeño parking ubicado en el pueblo, el grande está fuera, y lo hemos conseguido, justo al llegar se iba otro coche. Subimos en ascensor hasta el conjunto eclesiástico donde
visitamos la cripta, la iglesia y la capilla. Se trata de una construcción del siglo XII, la orden de los Benedictinos lo fundó.

Al bajar los escalones entramos en la calle principal del pueblo donde abundan tiendas de souvenirs, artesanado local, heladerías y restaurantes. Curioso encontrarme con un conocido de Andorra que ha tenido la misma idea que nosotros: aprovechar el puente y visitar la zona.

Nuestra segunda visita programada para hoy es “la Gouffre du Padirac” (www.gouffre-de-padirac.com). Se trata de una enorme gruta subterránea cuya visita se efectúa en grupos reducidos. Una pequeña cola de 1/2h y bajamos primero por el ascensor y luego por las escaleras. Una vez llegados al fondo del enorme agujero nos adentramos en el interior, tras bajar más aún y recorrer unos 300m en un pasillo, llegamos finalmente al punto donde el personal de servicio nos hace subir a unas barquitas.

Aquí, mientras el guía nos da varias explicaciones, recorremos unos 500m. En este tramo la gruta es bastante ancha y de una altura considerable, el agua está completamente transparente y la temperatura es baja pero no hace demasiado frío. Al llegar al final, bajamos y esperamos un rato más para finalmente ver la parte más espectacular de la gruta a pié con otro guía.

Lo primero que vemos es la base de una enorme columna, el guía nos comenta que tiene más de 60m y se ha formado con el paso del tiempo. Lo más desconcertante es que la parte final no se apoya en nada, simplemente llega hasta el agua y es como si estuviera literalmente suspendida.

El recorrido nos lleva ahora a una laguna formada por diferentes piscinas naturales, es preciosa. Los tonos son los típicos de la caliza aunando el azul del agua, la pena es que no dejan hacer fotos. De aquí empezamos la subida hasta la laguna superior, otra gran obra de la naturaleza. Ahora la gruta es enorme y me recuerda la que visitamos hace más de un año también en Francia.

Desde el punto más alto del recorrido podemos apreciar la columna que vimos al principio en toda su majestuosidad, es impresionante ver cómo la naturaleza pueda haber hecho tal cosa. Hasta el momento siempre había visto variadas formas en este tipo de formaciones naturales pero nunca una columna casi perfecta.

Se acaba la visita y regresamos hasta la entrada, ha valido la pena verla y lo recomiendo a todo el mundo.

Una hora más tarde hemos llegado a Sarlat donde tenemos nuestra base de operaciones durante todos estos días, un Bed&Breakfast situado justo fuera de la ciudad medieval. Check-in, una charla con la dueña, bueno Sonia y ella hablaban yo escuchaba y la verdad es que, después de un año de curso de francés tengo que reconocer que la cosa ha mejorado y mucho.

Una buena cena en un restaurante recomendado y unas fotos nocturnas han sido la parte final de la jornada, son las 00:04 y es hora de dormir.

 

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157627748279801/