2014_Palau Güell y CaixaForum

noviembre 23, 2014

Este día lo hemos empezado con un buen descanso sin ponernos una hora en concreto para levantarnos o irnos así que salíamos en dirección Barcelona en la segunda mitad de la mañana.

Una vez aparcado el coche, pasando por calles paralelas a las Ramblas llegábamos al Palacio Güell, visita programada pendiente desde que hemos tomado la decisión de hacer turismo en la Ciudad Condal.

Tal y cómo estamos acostumbrados la casi nula presencia de turistas nos permite efectuar la visita con calma, sin agobios, con nuestras audio-guías sacando fotos de los detalles que nos apetecen.

Este palacio ha sido el primer verdadero encargo efectuado por el industrial al todavía joven arquitecto Antoni Gaudí y se trata de una ampliación de la casa familiar ubicada en la Rambla. ha sido el domicilio de la familia hasta que se trasladaron al nuevo edificio en el Park Güell.

Se trata de una innovadora concepción del espacio y de la luz adaptada a las necesidades de la vida privada de la familia y la vida social y cultural. Forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO desde 1984.

Empezamos nuestra visita siguiendo rigurosamente los números obviamente desde el 01, la planta baja, entrada del palacio donde las carrozas llegaban y traían el genero proveniente de las tierras de la familia. En la planta inferior encontramos el lugar donde bajaban los caballos por una rampa suave mientras las personas lo hacían por otra a espiral bastante más pronunciada.

volvemos a la planta baja pasando por el vestíbulo, aquí está el espacio ocupado por el portero. Subimos por la escalera a una planta intermedia utilizada como despacho y archivo.

Seguimos subiendo para llegar a la parte noble, estamos en la ante-sala, aquí se pueden apreciar varias columnas que forman arcos en la parte superior, nos paramos a mirar el juego de luces que penetra en el edificio y apreciamos las vidrieras coloradas. Seguimos nuestro recorrido por otra sala pequeña con un piano y llegamos a la sala de la tribuna o de fumadores que da acceso al comedor donde sigue presente la mesa original con todas sus sillas, el acceso está prohibido, en un lateral está una enorme chimenea.

Volvemos un poco atrás y antes de llegar a la terraza vemos el corredor que une este edificio con el otro de la familia, el juego de luces reflejado en los cristales se merece una foto, me imagino el cambio constante de color según la claridad o la oscuridad de cada momento del día.

La terraza muestra por un lado la fachada posterior y por el otro los edificios que hay al rededor en bastante peor estado de limpieza y conservación. Después de observar la sala del billar y de nuevo el comedor desde otra perspectiva llegamos al salón central. Éste es imponente ya que el techo, en forma de cúpula, se alza dos plantas por encima de la actual, nos quedamos observando el original juego de luces formado por unos orificios. Seguimos subiendo, pasamos por las diferentes habitaciones, hay un curioso water del estilo “lo nunca visto” pero la casi nula luz no nos permite hacer una foto en condiciones.

Seguimos subiendo, llegamos a las golfas donde estaba ubicada la cocina y los dormitorios del personal, en la actualidad es un único espacio donde hay una exposición sobre la historia del edificio y de las obras de reforma del mismo.

Finalmente salimos a la terraza, aquí hay veinte chimeneas cada una de una forma y revestimiento distinto, al medio una torre central de unos 15m de altura, sacamos unas fotos, desde aquí y con la visibilidad del día vemos a lo lejos las diferentes formas de el skyline de Barcelona.

La visita se ha acabado, solamente nos queda bajar, lo hacemos por la escalera de servicio hasta llegar a la planta baja, salimos y nos vamos a comer una paella.

Cómo de costumbre en esta época del año oscurece muy pronto pero tengo preparada una visita indoor abierta hasta las 20:30h CaixaForum Casa Ramona, allí que vamos. La suerte ha sido que ha habido un avenimiento deportivo y justo ahora se puede volver a aparcar, dejamos el golf y bajamos por la escalera mecánica. La entrada es gratuita si eres cliente de La Caixa y aquí otro golpe de suerte, nos encontramos a Pau que deja a Mon la tarjeta de su mujer y en un “plis plas” nos encontramos en el interior.

La exposición se titula Génesis de Sebastião Salgado, interesante propuesta de fotos en blanco y negro sobre los orígenes del mundo y del planeta que habitamos, paisajes, animales y personas que viven alejadas del mundo moderno, regiones polares, África, bosques, zonas tropicales, la naturaleza en estado puro. Se nos pasa el tiempo volando disfrutando de dada una de las imágenes que van pasando ante nuestros ojos, la recomiendo.

Salimos, ciao Barcelona…

Fotos:

http://www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157649406065526/

2014_Sagrada Familia y Liceu

noviembre 2, 2014

Segundo día programado desde hace unas semanas para hacer de turista, hoy tenemos entradas para la Sagrada Familia a las 13:00h.

Tras el merecido descanso y un buen desayuno, sin prisa subimos al coche pero después de recorrer unos escasos 200m nos encontramos con la carretera cortada debido a una cursa ciclista. No cunde el pánico, volvemos atrás, aparcamos el coche y en tren nos vamos a Barcelona. Allí metro y voila: El templo a nuestro lado.

Esta es la primera vez que uso el móvil para acceder a un recinto, el código QR funciona perfectamente, no obstante tenía las entradas impresas, por si a caso…

Audio-guías, Mon en catalán yo en italiano.

Nos sentamos, escuchamos la introducción y las explicaciones de la fachada, pero yo no veo lo que oigo por los cascos, ¿Nos hemos equivocado de puerta? Entramos.

Debido a la claridad del día, el espectáculo de luces, entrando a través de los mosaicos colorados de las ventanas es increíble. Más que una iglesia es un templo donde existen una infinidad de detalles, el ojo no encuentra paz durante varios minutos.

Con el mapa en la mano que nos han dado a la entrada nos ubicamos y vemos que las explicaciones hacían referencia al otro lado, la Fachada de la Pasión. Salimos y volvemos a empezar.

En este lado las figuras son más modernas, ha sido la segunda que el arquitecto construyó, quedan varios espacios libres dejados expresamente para que las generaciones futuras harían las oportunas modificaciones según las tendencias y gustos más modernos en cada momento.

Esta fachada está ubicada en el lado oeste donde el sol tramonta dejando los últimos rayos acentuando el efecto de la oscuridad y la pasión.

La Sagrada familia es un proyecto del arquitecto Francisco de Paula del Villar el cual inició la construcción en el año 1882. A finales del 1883 se encargó Antoni Gaudí de las obras hasta su muerte en 1926, durante dicho período el proyecto sigue delante por medio de donativos y viene modificado por el famoso arquitecto.

A partir del año 1914 Gaudí se dedica exclusivamente a este proyecto en colaboración de un gran grupo de arquitectos, dibujantes, escultores y modelistas.

A partir del año de su muerte los arquitectos al cargo de esta gran obra se han sucedidos uno tras otro a lo largo de mas de 130 años hasta la actualidad. Se prevé que las obran finalizarán hacia finales del primer tercio del siglo XXI.

Volviendo al interior nos quedamos parados en varios puntos para apreciar cada detalle, en verdad creo que no existe nada parecido en el mundo actual, este proyecto hecho realidad es algo realmente increíble, es uno de los lugares que por lo menos una vez en la vida hay que ver.

Volvemos a salir por donde entramos, la Fachada del Nacimiento donde apreciamos muchas figuras, cada una con su significado religioso. Este lado es mucho mas lleno y más parecido a lo que es el estilo de Gaudí.

Bajamos al lavabo y nos metemos en la planta -1 donde hay una exposición, aquí podemos observar diferentes bocetos, maquetas, fotos de la construcción en distintas épocas. Mon me llama la atención sobre una extraña figura compuesta por cuerdas tensadas que mirando hacía abajo reflejada en un cristal podemos entender cómo Gaudí podía crear ciertas formas tan extrañas y ponerlas a la práctica, fue un verdadero genio.

Faltan dos minutos para la subida a la Torre de la Pasión, allí que vamos. Tras unos pocos minutos de cola, subimos al ascensor que nos asciende a unos 65m, salimos y Mon se marea un poco pero en seguida se recupera. Pasamos de una torre a otra, sacamos unas fotos y poco a poco empezamos a bajar escogiendo la opción de las escaleras en lugar del ascensor. Finalmente tocamos tierra en el interior de la iglesia.

Antes de salir nos hace gracia una curiosa imagen de dos orientales durmiendo sentadas. Un breve paso por la tienda antes de salir e ya estamos fuera con una muy buena sensación en el cuerpo.

Metro y al Miño a comer, allí nos encontramos a Max, Marc y Margherita. Un buen trozo de carne para reponerse, cerveza, café, chupitos y de nuevo en marcha.

La idea inicial era la de visitar el Palacio Güell pero desgraciadamente en esta época del año cierra sus puertas a las 18:30h y no se pueden comprar entradas a partir de las 16:30h.

Al volver a las Ramblas se me ocurre pasar por el Liceu para ver si se puede visitar y aquí tenemos suerte, en dos minutos sale la última visita exprés en catalán. Compramos las entradas y, cuando la guía ya nos había hecho la introducción, se une una oriental y así hacemos la visita también en inglés.

La entrada, no fue afectada por el gran incendio del 1994 y conserva los mismos colores originales, eso sí, restaurados. El Gran Teatre del Liceu es su nombre completo (www.liceubarcelona.cat), se inauguró en el año 1847 y lo financió una iniciativa privada de la burguesía barcelonesa. La sociedad que lo fundó perduró durante muchos años hasta el 1980 cuando a causa del peligro de desaparición de esta gran institución fue absorbida por el primer gobierno de la Generalitat de Catalunya que creó junto al Ayuntamiento de Barcelona el Gran Consorcio del Teatre del Liceu. Posteriormente se sumarían la Diputación de Barcelona y el Ministerio de Cultura.

En 1994 el incendio destruyó la sala y el escenario. Para poder reconstruirlo y darle un nuevo enfoque jurídico orientado a la titularidad pública se creó la Fundación del Gran Teatre del Liceu y la antigua sociedad privada dejó paso al nuevo Consorcio integrado exclusivamente por las administraciones públicas. Las obras de la reforma han conservado su aspecto anterior pero dotándolo de una infraestructura técnica a la vanguardia. Volvió a abrir sus puertas en 1999.

Subimos a la primera planta para visitar el Salón de los Espejos que servía como lugar de encuentro, su nombre no necesita ningún tipo de explicación, espacio típicamente clásico con pinturas tanto en las paredes cómo en el techo. En la actualidad se puede alquilar para recibimientos, presentaciones, etc.

Entramos ahora a lo que es el teatro, la primera impresión que me llevo es un gran parecido al “Teatro alla Scala” de Milán (www.teatroallascala.org/it/index.html), La guía nos explica diferentes temas relacionados con la acústica, la reforma, los avances tecnológicos entre otros. Ruegos y preguntas y la visita exprés se acaba. Bajamos, saludamos y salimos.

A veces las cosas que no están en el programa también pueden salir bien.

Coche y para casa, otro día completo nos deja un buen sabor de boca.

Rectifico: a casa volvimos cómo la ida, es decir en tren.

 

Fotos:

GOPR0351

2014_Barcino y Park Güell

noviembre 1, 2014

Cuando Mon me dijo: Hacemos turismo en el extranjero pero no lo hacemos en nuestra propia ciudad. Yo pensé: allí que vamos!!!

Hoy inauguro una sección nueva en el blog: Descubriendo Barcelona.

No es muy común tener a un amigo que además es guía pero nosotros tenemos esta suerte así que hemos contactado directamente con Xavi el cual se ha ofrecido a guiarnos durante el día de hoy. Hemos salido de Garraf que eran casi las 11:00h.

Ya en Barcelona, una vez aparcado el coche, nos hemos dirigido a nuestra primera visita, la “Via Sepulcral Romana”. Aquí descubrimos cómo los romanos, en aquella época paganos, enterraban a sus muertos justo al lado de los caminos. Esta era una forma para recordarlos.

Los sarcófagos de piedra tenían su parte superior al descubierto, curioso ver los agujeros que servían para ofrendas. La mayoría de estos sarcófagos se encontraron en este mismo lugar mientras otros han sido trasladados hasta aquí desde otros caminos que llegaban a la que en aquel entonces se llamaba “Barcino”.

Xavi nos enseña una reconstrucción virtual de cómo era el asentamiento romano en aquella época que dejaba este lugar fuera del circulo poblado.

Seguimos nuestro recorrido pasando por lo que fue el acueducto romano. Durante varios siglos de la historia de la humanidad, se edificaba encima de otras construcciones en muchos casos reaprovechando las piedras. Aquí tenemos un claro ejemplo de cómo podemos perfectamente distinguir los arcos romanos del acueducto dentro de una pared de lo que hoy en día es un edificio.

Nos dirigimos ahora al centro histórico, pasamos al lado de lo que era una de las torres de vigilancia, mientras Xavi sigue con su relato histórico, vemos cómo la calle, ya de por sí estrecha para el flujo continuo de turistas es invadidas por “paquis” vendiendo artículos típicamente españoles que nada tienen a que ver con Cataluña, no entiendo porqué la Guardia Urbana no les desaloja.

Llegamos ahora al conjunto monumental de la Plaça del Rei, aquí está el núcleo fundacional del MUHBA (http://museuhistoria.bcn.cat/es/node/479) desde su creación en 1943. De hecho su origen es debido al traslado piedra a piedra de la Casa Pedallàs para dejar espacio a la futura Via Laietana. Las obras de cimentación fueron el determinante para el descubrimiento de los restos de una parte importante de la antigua Barcino. Los arqueólogos trabajaron durante décadas hasta la Guerra Civil.

La visita del subsuelo es tremendamente interesante y permite ver exactamente como eran las “domus” romanas a una profundidad de unos 20m. Se aprecian todas las instancias como: Lavandería, talleres de tintes, factoría de salazón y garum, una salsa a base de vísceras de pez mezclada con aceite, vinagre y sal muy apreciada en aquel entonces, instalación vinícola, para acabar en el conjunto episcopal. Las precisas explicaciones de Xavi nos hacen disfrutar aún más del recorrido.

Una vez en la superficie pasamos por una sala donde hay una exposición de la Barcelona de la Alta Edad Media que Xavi, una vez más, nos explica. Una parte de la historia que quizás no es tan conocida para los comunes mortales cómo nosotros.

Mas arriba pasamos al Salón del Tinell, inaugurado en el siglo XIV es un imponente salón de estilo gótico que fue el lugar de la audiencia del rey, sede de la inquisición y posteriormente estuvo ocupado por las monjas Clarisas.

Salimos al exterior, nuestras barrigas nos reclaman comida, se me ocurre ir a la pizzería Sports Bar (http://sportsbaritalianfood.es/?lang=es) regido por napolitanos donde reponemos fuerzas con dos pizzas para los machotes y un risotto para la señorita.

Después del café Xavi nos propone ir al Park Güell y allí que vamos. Nada más llegar cerca de la entrada vemos que se marcha un coche, perfecto digo yo, la suerte que siempre me acompaña en estos casos.

Antes de acceder al interior del parque, Xavi nos da una vez más una explicación detallada sobre el proyecto: justo al principio del siglo XX el empresario Eusebi Güell encargó a Antoni Gaudí la construcción del parque que debía de ser simplemente una zona residencial cerrada para familias adineradas de la época.

El arquitecto siguió el sistema británico de la época de construir casas envueltas de jardines mezclando natura con obra de arte. La sobras se paralizaron catorce años después ya que dicho proyecto resultó ser un fracaso. En 1922 el Ayuntamiento lo compra para convertirlo en 1926 en espacio público. Desde 1984 forma parte de la UNESCO.

Una vez dentro visitamos la Casa de la Guarda a la derecha que en su momento albergaba al portero y a su familia. El edificio tiene tres plantas y en cada una de ellas se pueden ver películas que hablan de la casa, del parque y de la ciudad.

Las paredes están pintadas con el color original, un azul eléctrico muy futurista para la época. En la ventana de la segunda planta veo “la foto”, me pongo y la hago.

Seguimos nuestra visita subiendo por la Escalinata del Dragón no antes de que Xavi nos indique que a ambos lados hay dos grutas, la de la derecha servía para resguardar a los caballos, vista desde fuera parece un elefante. La de la izquierda servía cómo almacén.

Nos desviamos a la mitad para dar un rodeo y llegar a una grande explanada denominada Teatro Griego, en la actualidad Plaza de la Naturaleza. Se construyó escavando la montaña y una parte se sitúa encima de la Sala Hipóstila. A su alrededor hay una banco ondulado recubierto de mosaico con piezas recicladas. El muro de contención dibuja palmeras integrando así la construcción con la naturaleza. Desde aquí mirando al lado opuesto vemos la ciudad a nuestros pies.

Bajamos por el otro lado pasando por el Pórtico de la Lavandera precedido por una curiosa puerta a forma de mariposa, la sensación es cómo la de estar surfeando dentro de una ola.

Entramos ahora en la Sala Hipólita formada por 84 columnas, las exteriores son inclinadas, en su interior existen espacios donde no son presentes, Xavi nos dice que se quitaron para poder usar sus espacios para organizar banquetes y bailes. Una tubería interior recoge el agua pluvial que a su vez sirve para que el famoso dragón de la escalinata, imagen universalmente conocida del parque, pueda sacarla de su boca.

Mientras Xavi Hace unas gestiones de trabajo, nosotros nos tomamos un agua en la terraza del bar descansando un poco las piernas. Son casi las 18:30h ora que el parque en esta época del año cierra sus puertas.

Nos vamos, hoy la jornada de “turista” ha sido completa y genial gracias a nuestro amigo, un más que aprobado para él.

Fotos:

GOPR0299