2020_Bologna

febrero 16, 2020

Mon le prometió a Ale que la iríamos a verla a Bologna y este es nuestro primer destino para este año.

Viernes 14 de febrero

Salgo de trabajar y con la TMax, paso a buscar a Mon a Castelldefels, justo llego a su trabajo y ella estaba esperando en la calle, casco y para el aeropuerto que vamos. Una vez allí aparcamos, pasamos el control y nos sentamos en un bar a picar algo, tenemos 1h antes de que cierre el embarque o eso era lo que en un principio debería haber sido… pero, cómo de costumbre en nuestros últimos viajes en avión, hay incidencias, el avión llega tarde, embarcamos más tarde pero milagrosamente llegamos a la hora prevista en un principio.

Entramos en la terminal y, control de temperatura, si por el tema del corona virus, hacemos la cola y cuando nos toca, zas el termómetro tipo láser a una distancia de medio metro en plena frente, pasamos y seguimos.

Ale se había encargado de mandarnos un taxi pero nadie de las personas que están en el meeting point lleva un cartel o tablet con nuestro nombre, cómo tenía su móvil, le llamo, no contesta, le vuelvo a llamar, nada, salimos. Fuera, la cola para coger un taxi es larga y taxis no hay pero van llegando poco a poco y en unos 15min subimos a el que nos toca.

Hotel, check-in, deshacer las mochilas, ducha, recibo los regalos de San Valentín, unos calcetines divertidos y un llavero 🙂 sobre la 1:00h nos metemos en la cama.

Sábado 15 de febrero

A las 7:00h en pié, ducha y a desayunar, por supuesto más de lo normal, hay que recuperar lo perdido de anoche.

Pasadas las 9:00h nos viene a buscar Ale, empezamos el tour, este finde tenemos una guía muy especial dedicada 100% a nosotros. Al estar bien ubicado el hotel, en seguida estamos paseando por el centro mientras Ale nos explica que Bologna ha sido la primera ciudad en tener una universidad, de hecho aquí está lleno de estudiantes, ella es una de ellos. El primer paseo lo damos precisamente en la zona universitaria escuchando explicaciones y anécdotas, sabe unas cuantas. Hacemos una parada para ver el “Canale di Reno”. En la antigüedad habían varios canales subterráneos cuyo uso era por una parte el transporte de mercaderías y por la otra para mover molinos de agua que se utilizaban para talleres. En aquella época se llegó a conocer Bologna como la “Piccola Venezia”.

Con el pasar del tiempo los canales se fueron cerrando dejando en la actualidad solamente uno, lo curioso es que en la calle Piella 18 hay una pequeña ventana en una pared, la “Finestrella” y, al abrirla, se puede apreciar el canal, esto forma parte de los 7 secretos de Bologna. En otra calle paralela hay otro punto donde se aprecia mejor el canal desde una puerta metálica llena de candados, fotos y seguimos.

Mientras hablamos llegamos a nuestro siguiente destino: las Torres Asinelli y Garisenda. La primera es la más alta, mide casi unos 100m, la segunda mide poco menos de la mitad y fue recortada su altura debido a que el terreno debajo de ella cedió dejándola completamente torcida, aspecto que ofrece hoy en día. Breve pausa para que Ale desayune algo y nosotros aprovechamos para tomarnos un café.

Nos ponemos en marcha y preguntamos a la entrada de la Torre Asinelli para poder subir y nos indican que los ticket se pueden comprar on-line o en el punto de información “Bologna Welcome” ubicado en la “Piazza Maggiore”, nos acercamos y nos dan hora para las 12:30h. Aprovechamos el tiempo que nos queda para seguir con el tour.

Justo al salir nos metemos en la galería del “Palazzo Re Enzo” donde en su punto central convergen los cuatro lados, Ale nos invita a ponernos mirando hacia la pared en dos puntos opuestos y hablarnos. Teniendo en cuenta que la distancia que nos separa es de aproximadamente unos 10m, ambos, al hablar, oímos perfectamente lo que dice el otro. Este sistema era utilizado en la antigüedad por los curas para poder confesar a los leprosos. Este es otro de los 7 secretos y es conocido como el “Arco de los Susurros”.

Luego pasamos por la estatua de bronce de Neptuno, Ale nos cuenta que inicialmente se había realizado con un miembro de grandes dimensiones, la Iglesia obligó a su creador a modificar su tamaño, pero, en según en que posición se mire, su mano extendida hacía adelante puede parecer un miembro en erección. Otro secreto más… su nombre es “los atributos de Neptuno”.

Entramos en el “Palazzo d’Accursio” sede del “Comune di Bologna”. Accedemos a la primera planta por medio de una rampa muy ancha, Ale nos explica que se hizo así para permitir subir los caballos hasta las plantas superiores. En la primera planta hay una exposición de cuadros y otra estatua de Neptuno, esta sin sorpresas. Subimos a la segunda por medio de otra rampa gemela a la anterior y, una vez arriba, entramos en la sala donde se reúnen los concejales dos veces por semana, interesante poder contemplar este lugar, pienso que acerca bastante el pueblo a las instituciones. Desde la ventana hacemos unas fotos a la plaza.

Salimos del edificio y regresamos a la plaza, a nuestra derecha se encuentra la Basílica de San Petronio, su fachada es muy curiosa al tener su parte inferior en mármol blanco y el resto en tochos marrones oscuros. Entramos. Ale sigue con sus explicaciones, en este lugar existe una meridiana en el suelo, la más grande del mundo y un agujero en el techo el cual deja entrar la luz del sol para marcar claramente la fecha exacta. Parece ser que hubo mucha polémica en la época porqué no se podía concebir que una iglesia tuviera un agujero en el techo. No hace falta decir que esto también es uno de los secretos.

La siguiente visita la efectuamos en el “Archiginnasio de Bologna” antigua sede de la Universidad convertido ahora en una biblioteca donde se conservan infinidades de textos de la época. Tiene un bonito patio interior y en su primera planta unas paredes repletas de escudos de las diferentes familias cuyos estudiantes hicieron la carrera en este lugar.

Nos queda un poco de tiempo antes de la hora de la subida y lo aprovechamos para ver desde fuera la Basílica de Santo Stefano, un conjunto de siete edificaciones. Ale busca la imagen de Lucifer, otro de los secretos, pero no la encuentra, nos vamos.

Mon y yo entramos en la torre para empezar la subida, Ale se queda esperando fuera, hay un dicho el cual afirma que un estudiante no puede subir hasta que haya acabado los estudios y ella lo va a seguir a raja tabla. Somos muchos turistas, 498 escalones se hacen notar no tanto al subir, uno lo hace poco a poco, es al bajar que, en según que tramo, hay que hacerlo al revés porque se resbala bastante sobre la madera gastada y con tan poco espacio para los pies. Una vez arriba nos reagrupamos, hay que esperar turno para poder acercarse y aprovechar los espacios que quedan y sacar alguna foto, también es cierto que desde este punto se tiene unas vista de Bologna de 360º. Bajamos y salimos.

Ale propone ir a comer a una “Osteria” típica del centro, una vez allí, está lleno de gente esperando fuera, es el típico lugar que no aceptan reservas y lógicamente al ser sábado está abarrotado, decidimos buscar otro lugar, esta ciudad es famosa por su cultura culinaria así que nos metemos en un restaurante donde reponemos fuerzas. Yo pruebo los “tortellini in brodo” buenísimos, la “tagliata” no tanto, café y de nuevo en marcha.

Ahora sí vamos a visitar por dentro la Basílica de Santo Stefano pero antes vemos a Lucifer, en un edificio en la calle que llega a nuestro destino, bien, este secreto se denomina la cara del diablo. Tal y cómo he escrito con anterioridad, el conjunto está formado por siete edificaciones de distintas épocas, del siglo X hasta el XIII, tres de ellas están en la misma plaza y el resto solamente se pueden ver visitándolas internamente, todas están perfectamente comunicadas entre si. Pasando de una a otra se ve claramente los diferentes estilos arquitectónicos de las diferentes épocas, comunicadas por medio de aperturas en una pared ofrecen también un patio interior y un claustro.

Salimos y seguimos paseando por esta ciudad donde predominan los colores rojizos, Ale dice que cuando llueve la ciudad no se ve tan gris y oscura, además siendo la cuidad llenas de “portici” (soportales) prácticamente no hacen falta paraguas. En plena “Via Independenza” podemos ahora apreciar otro secreto que consiste en un fresco con una inscripción en latín, su traducción sería: el pan es vida, el cannabis es protección, el vino es alegría.

Nuestra siguiente parada y, cómo no, el siguiente secreto, la efectuamos debajo de una estructura de madera la cual tiene clavadas 3 flechas difíciles de ver, hago una foto y, una vez ampliada si que las podemos apreciar. La leyenda dice que tres arqueros estaban a punto de lanzar sus flechas a un señor y de repente se asomó una joven desnuda, todos fallaron y las flechas permanecen clavada allí al día de hoy. Obviamente el señor se salvó.

Nos damos un paseo ahora por un parque ubicado en la parte exterior de lo que se considera el centro histórico, “Giardini Margherita” un lugar tranquilo para pasar un rato, oscurece, regresamos al centro, un breve paso por el “Ghetto degli Ebrei” la zona de los judíos, hago un par de fotos y nos vamos a nuestro hotel los tres para descansar un poco antes de salir a cenar, hoy nos hemos dado un buen tute… aprovecho el rato para empezar a escribir el blog.

Ale ha reservado para cenar en el restaurante Buca San Petronio (http://www.bucasanpetronio.it), resulta que sus dueños son amigos nuestros de Milano y lo llevan desde hace varios años, nada más llegar nos atiende Davide, un abrazo, un aperitivo en el NU Lounge Bar (http://www.nuloungebar.com/it/) y empezamos el tour para conocer tanto el restaurante cómo el otro local que tienen cerca, el Foodies Bloody Mary Bar (http://www.foodiesbologna.it/cocktail-foodies/) donde encontramos a Maurizietto, otro gran abrazo. Regresamos al restaurante y finalmente nos sentamos a cenar, todo exquisito, caen dos botellas de vino y cuando se acaba la cena, el personal quita los manteles de las mesas y se transforma en una terraza del NU ubicado justo en frente en la misma galería. Música, ambiente, mucho alcohol, buen rollo y buena compañía, recordamos los viejos tiempos, nos retiramos al hotel a la hora del cierre, las 3:00h. Tengo que decir también que nos han tratado fenomenal con la cuenta.

Domingo 16 de febrero

Tal y cómo era de imaginar, hoy hemos quedado tarde así que nos levantamos tranquilamente a las 9:30h con un poco de resaca, ayer con la excusa de que no me veían desde hace mucho tiempo, los “amigos” no paraban de traernos copas y el resultado es evidente… una buena ducha, un buen desayuno y quedamos con Ale en la “Piazza Maggiore” con la idea de coger el tren para subir a el Santuario de San Luca. Una vez allí el tren ya está abarrotado y la cola es importante, no logramos subir, tomamos entonces la decisión de subir andando, estamos hablando de recorrer unos 4km y un desnivel de 300m. Pasamos al lado de la casa de Lucio Dalla, un cantautor muy famoso en Italia, paramos a comprar agua y empezamos el camino que es en su totalidad en soportales, el más largo del mundo, exactamente hay 666, un extraño número para llegar a una santuario…

La primera parte es plana, siendo domingo nos encontramos con mucha gente, tanto la que sigue nuestra dirección como en la opuesta, gente corriendo, otra paseando sola o con perros, la temperatura es suave, hay sol. Todo bien hasta que cruzamos la calle por un puente y empezamos a subir, empezamos a sudar, empieza a notarse el cansancio del día anterior y por supuesto de la noche… Hacemos un par de paradas para recuperar fuerzas pero logramos llegar hasta arriba, una vez allí nos damos cuenta de que el día no está tan despejado y las vistas sobre la cuidad son un tanto borrosas así que de fotos nada de nada. El santuario por dentro no vale mucho pero haber logrado llegar hasta aquí nos da alegría.

Para bajar hacemos otro intento de coger el tren turístico pero al ver que no va directo al centro, da una vuelta de 1h por la ciudad decidimos, otra vez ir andando, esta vez hasta la parte plana y luego un bus de línea para el centro. Una vez allí nos vamos a comer como no, otra vez donde Davide y Maurizietto. Un plato para cada uno acompañado de agua para las chicas y cerveza para mi, café y nos despedimos de ellos, ha sido un gran placer.

Ha llegado el momento de despedirnos también de Ale, gracias por habernos acompañado en este finde y habernos dedicado todo su tiempo, nos ha hecho conocer esta ciudad en todos sus rincones y secretos, como guía un diez!!!

Regresamos al hotel sin prisa, recogemos las mochilas, cruzamos la plaza y llegamos a la estación de trenes desde donde se coge el bus que va a el aeropuerto y allí estaba, subimos, en seguida arranca. Sin problema llegamos, bajamos sin prisa, pasamos el control y nos sentamos a esperar que llegue la hora del embarque, me pongo a escribir esto, no vaya a ser que se me olvide algo.

Embarque a la hora, ciao Bologna, quizás mis expectativas de la ciudad eran superiores en cuanto a la arquitectura en general pero ha sido un gran “finde”, nos lo hemos pasado en grande, gracias a todos.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157713227702561

2019_Salamanca, día 4

diciembre 8, 2019

Hoy también desayuno solo para asegurar la jugada pero me levanto media hora antes para dejar la maleta hecha, llegar puntual a las 9:00h en recepción y salir todos juntos a desayunar a La Portuguesa (http://www.pastelerialaportuguesa.es/), una cafetería, panadería y pastelería. Al igual que ayer ellos desayunan mientras yo tomo un café, somos los primeros clientes.

Regresamos al hotel, check-out y en marcha, empieza a llover. La idea es de pasar a comprar vino en una de las bodegas que hay en la zona del Duero, mientras Carlos conduce yo escribo el blog. Pasa así bastante rato, de repente no puedo seguir escribiendo porqué al salir de la autovía me resulta imposible entre curvas y baches.

Paramos finalmente a tomarnos otro café y en seguida entramos en las Bodegas Emilio Moro (https://www.emiliomoro.com/) donde compramos varias botellas. Estamos en Peñafiel, un pueblo con un bonito castillo en un cerro que se puede apreciar desde varios puntos.

Regresamos a la autovía, sigo escribiendo el blog, sin novedades hasta la siguiente parada cerca de Zaragoza donde paramos a comer en una área de servicio, ha dejado de llover. Al regresar al coche pregunto a Carlos si quiere que conduzca pero al contestar negativamente vuelvo a sentarme detrás y sigo con el blog así no me olvido de lo acontecido.

Pasa así el tiempo, oscurece, algo de retención llegando a Martorell pero finalmente llegamos a casa de ellos a una hora prudente que nos permite despedirnos y irnos a casa, deshacer las maletas, dejar la calefacción puesta y salir a cenar a Castelldefels.

Ha sido un bonito puente en una ciudad merecedora de una visita en compañía de unos amigos estupendos con los que hemos compartido turismo, cultura, risas, complicidad, espero poder repetirlo.

2019_Salamanca, Día 3

diciembre 7, 2019

A primera hora bajo a desayunar solo, el resto del grupo prefiere salir a un bar más tarde, con el estómago lleno, les acompaño. Cometemos el mismo error que ayer al mediodía, es decir meternos en cualquier local en la avenida principal, desayuno y servicio nefasto.

Llegamos justos a nuestra primera visita de hoy, el Palacio de Monterrey Casa Alba, el guía llega con casi 10min de retraso… una interesante visita de aproximadamente media hora donde apreciamos las diferentes instancias, mobiliario, cuadros, esculturas, tapices.

De camino a las catedrales paramos a visitar el Patio.

Si a primera hora la temperatura era baja, ahora es perfecta, el sol nos ilumina, el cielo está completamente despejado, hora de Ieronimus, que traducido sería: un paseo por los tejados y la torre de las catedrales. La entrada está ubicada en la Catedral Vieja, vamos subiendo por las escaleras poco a poco, paramos en la primera terraza, unas fotos y seguimos por un pasillo ubicado justo en el techo de la catedral. Regresamos sobre nuestros pasos y pasamos a la Catedral Nueva en su parte interior en un pasillo ubicado a media altura entre el suelo y el techo, punto ideal para hacer fotos.

Subimos ahora a la torre donde están ubicadas las campanas, un divertido semáforo reparte el tráfico peatonal de subida y de bajada monitorizando los segundos de más a menos. Una vez arriba tenemos unas vistas preciosas sobre la ciudad, si ya habíamos notado que todos los edificios del centro tienen el mismo color y están fabricados con las mismas piedras de Villamayor por ordenanza municipal, desde este punto impresiona todavía más. Divisamos también el Puente Romano que será nuestra siguiente visita. Salimos ahora al exterior y poco a poco vamos bajando.

Bajamos la calle y salimos de la zona considerada el centro para cruzar el Puente Romano, debajo el río Tormes, afluente del río Duero, bueno que decir, el puente no tiene nada en especial pero la foto que nos hemos hecho al otro lado si que es divertida (comprobar).

En todas las guía se habla de la calle Van Dyck donde se puede tapear, pues allí que vamos. Volvemos a entrar en el centro no antes de sacar una foto a Mon posicionada en un cruce peatonal con la Casa Lis arriba detrás de ella incluido un enfado de un taxista.

En poco menos de 1h llegamos esta famosa calle de tapeo y, que decir, un bar por aquí y otro por allí, entramos en unos cuantos y la peste a “fritanga” es demasiado, finalmente entramos en uno que no huele, tiene mesa, nos sentamos.

Hay unos papeles donde los clientes ponen directamente lo que quieren marcando unas casillas con un lápiz, cómo de costumbre voy por eliminación y prácticamente no me queda más remedio que pedir un solomillo de presa ibérica y unas patatas, Adelin lleva las ordenes a la barra y comunica al camarero mis alergias así que cuando llega mi plato que tendría que consistir en una tapa de pan y solomillo sin alioli se ha convertido en dos tristes trozos de carne sin nada más.

Mi cara cuando el camarero me suelta la tabla de madera delante mío se refleja en un par de fotos que podéis ver en el link… me levanto y manteniendo la calma me acerco a la barra, me dicen que el pan que va con esa carne lleva frutos secos, le pido que me ponga el otro pan y listo.

Regresamos al centro y vamos a visitar la Casa Lis (http://www.museocasalis.org/nuevaweb/lang/en/museo/casa-lis), museo de Art Déco y Art Nouveau. Nada más entrar el guardia llama la atención a Carlos de una forma desproporcionada por intentar hacer una foto, está prohibido pero nadie de nosotros se ha dado cuenta. Nuestra mirada se fija en la bonita cúpula con tonos azulados sobre nuestras cabezas.

Hay diferentes salas tanto en la planta baja cómo en la primera en las cuales hay objetos expuestos, pinturas, esculturas de porcelana, bronce, miniaturas, postales, muñecas, abanicos, muebles y mucho más, interesante.

Una vez fuera, no muy lejos está la Cueva de Salamanca, que, a pesar de su nombre consiste en un enclave legendario donde según la leyenda impartía clase el mismísimo diablo. En realidad es lo que queda de una cripta de una iglesia ya desaparecida.

Justo al lado se encuentra una torre de acceso libre, Adelin y yo subimos, Mon y Carlos se quedan. Está anocheciendo y en la escalera de subida no se ve nada, encendemos las linternas de los móviles, una vez arriba escuchamos una voz grabada la cual dice: “está usted siendo grabado por la polisia” esto repetido dos veces seguidas… risas.

Cena en el restaurante Azogue Viejo (https://www.elpecadorestaurante.es/), encontrado por casualidad mientras estábamos buscando un bistrot que previamente había mirado Carlos. Sin lugar a dudas la mejor cena en esta ciudad, trato inmejorable, comida exquisita, local acogedor y precio razonable, la única nota negativa una chica en la mesa de al lado nuestro que no hablaba, no, chillaba.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157712308065032

2019_Salamanca, Día 2

diciembre 6, 2019

Hemos quedado para desayunar a las 9:30h pero nosotros bajamos 10min antes, cómo de costumbre en los NH hay de todo así que empezamos el día llenando los estómagos, Carlos y Adelin llegan en seguida, ella no tiene hambre, dice que no ha dormido nada, que cenar tan tarde no le ha sentado bien y se ha equivocado tomando café después de cenar. Salimos.

La temperatura es de 1º, el cielo está completamente cubierto, hace un frío importante, pues nada, bien tapados nos dirigimos a la plaza Mayor, donde está el punto de encuentro ubicado delante de la Oficina de Turismo. Allí está Chus, nuestra guía, en seguida se forma el grupo, después de repartir unos receptores de radio y unos auriculares empezamos el tour.

La primera parte se desarrolla en la misma plaza, un poco de historia, un poco de arquitectura, un poco de información general, Chus es de aquí y se nota, es la típica guía muy orgullosa de su ciudad, feliz de poder dar a los turistas información sobre ella y además una máquina hablando.

Salimos de la Plaza Mayor y nos vamos desplazando por las calles céntricas, somos un grupo que, a mi entender, es demasiado grande, cuento unas 25-30 personas incluido los niños, Chus nos cuenta historias y leyendas, por la arteria principal llegamos a la Casa de las Conchas que, cómo su nombre describe claramente, tiene muchas conchas en su fachada. El edificio se utilizó cómo carcel de la Universidad, se declara Monumento Nacional en la primera parte de el siglo XX y en la segunda se cede en arrendamiento a el Ayuntamiento de Salamanca, a final del mismo siglo pasa a el Ministerio de Cultura subrogándolo y lo reforma convirtiéndolo en una biblioteca.

Nos acercamos ahora a el conjunto catedralicio de Salamanca, hay dos catedrales, si si, en plural, la Vieja y la Nueva, lo curioso es que están pegadas y comunicadas por dentro. Antes de entrar observamos una curiosa figura en piedra de un astronauta, evidentemente no existían en la época que se terminó la catedral, ha sido añadido posteriormente para darle un toque de modernidad (ver foto).

Entramos por la Nueva, una vez dentro podemos apreciar su magnitud, la impresión desde dentro es que parece aún más alta que desde su visión exterior. Tiene mucha claridad, las grandes columnas me recuerdan claramente la Catedral de Milán. Tiene un estilo gótico tardío, renacentista y barroco. Paseamos escuchando las explicaciones de Chus, vemos el órgano que curiosamente tiene algunos tubos posicionados en horizontal.

Pasamos ahora a la Vieja, mucho más pequeña, su estilo es románico, hay varias tumbas de piedra, curiosamente entra mucha luz, hecho inusual en este tipo de iglesias. Salimos por el lateral y, sorpresa, estamos justo en la puerta de nuestro hotel.

Chus sigue hablando sin parar, Adelin pregunta: ¿Como puedes ser que hable tanto sin parar y sobre todo sin beber una sola gota de agua? Nos reímos. Así seguimos durante toda la mañana hasta que llega la hora de comer, momento en en cual nos despedimos hasta la tarde, tenemos tour nocturno teatralizado con ella que nos recomienda “callejear” esta tarde y cualquier día en el centro de Salamanca.

Siguiendo la manera de hacer de nuestros compis, nos metemos en un restaurante sin mirar previamente sus referencias, nos apuntan en la lista, tenemos cuatro mesas delante, aprovechamos para tomarnos un aperitivo de pié. Después de más de 1h de espera, nos dan una mesa, menos mal que, una vez hecha la comanda, los platos llegan rápido, café y de nuevo en marcha.

Cena en el restaurante El Pecado (https://www.elpecadorestaurante.es/), un local distribuido en tres plantas donde cenamos muy bien.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157712308003197

2019_Salamanca, Día 1

diciembre 5, 2019

Después de acordar este puente en el trabajo y haber logrado encontrar un destino conjuntamente con Carlos y Adelin, algo realmente difícil, me puse a investigar en Booking encontrando un super hotel ubicado en un monasterio pero al final nos hemos decantado por un NH céntrico más económico.

El domingo pasado entré en Civitatis y adquirí un tour diurno, otro nocturno y una visita, ya estaba esto medio organizado.

Hoy me he levantado una hora antes de la hora normal para ir a trabajar y lograr así salir cuanto antes mejor y efectivamente sobre las 12:30h ya regresaba a casa. Pero entre medio he recibido una llamada de Civitatis, una señorita muy amable me informaba que la única guía que tienen en Salamanca se había puesto enferma y sintiéndolo mucho se anulaba todo, empezamos con los contratiempos… informo al grupo. Lleva lloviendo sin parar desde ayer por la mañana y la previsión es que lo siga haciendo hasta bien entrada la tarde, menos mal que a partir de Zaragoza dejará de hacerlo.

Salimos de Garraf y llegamos sin complicaciones a casa de nuestros “compis”, una vez decidida la ruta a seguir salimos, no antes de efectuar la primera parada a repostar, sigue lloviendo.

La Guía Michelin nos propuso tres rutas, la primera pasando por Madrid que descartamos de inmediato, la segunda pasando por Lleida, Zaragoza y desde allí se podía seguir por Logroño, Burgos, Valladolid o por Soria que quedaba descartada por no ser una vía rápida.

Carlos conduce, yo de co-piloto, las chicas detrás buscando otras alternativas para efectuar visitas guiadas. Nada de tráfico, bien, hacemos todo el recorrido por autopista, una parada para comer algo rápido y cuando se pone el sol ya estamos secos de combustible, hace varios kilómetros que no hay gasolineras, el ordenador de abordo nos indica que nos quedan 50Km de autonomía, salimos de la autopista y por suerte encontramos una en la nacional. Repostamos, Mon se pone a hablar con el señor de la gasolinera, el padre de ella era de Dueñas, cerquita de aquí, resulta que conoce a sus parientes… aquí queda bien un: que pequeño es el mundo, yo añadiría: siempre que viajes para corroborarlo.

Regresamos al coche, Carlos me dice de conducir, nunca digo que no, según el navegador hemos perdido casi media hora sobre la hora inicial prevista de llegada a nuestro destino. Ya es noche profunda, regresamos a la autovía y empiezo a apretar, para hacerlo breve recupero la media hora y llegamos 10min antes de la primera hora prevista.

Entramos en el hotel ubicado en el centro, check-in, salimos a cenar a un restaurante recomendado por la chica de la recepción del hotel ubicado cerca Corte&Cata (http://corteycata.es/), en la planta baja se encuentra el bar de tapas, está a tope, arriba el restaurante, hay mesa, subimos y nos sentamos, cena completa, para mi un chuletón de 800gr, caen dos botellas de tinto y a dormir.

2019_Bienvenida 114RG

noviembre 24, 2019

¿114RG? Luego lo explico.

La decisión de cambiarme la Harley ya estaba tomada desde hace tiempo por lo tanto en el mes de agosto he estado pendiente de que se publicaran los nuevos modelos, miraba cada día la página oficial y tengo que decir que este año se ha hecho esperar más de la cuenta ya que normalmente se podían ver a finales de julio, principio de agosto.

Finalmente el 27 de agosto podía ver el catalogo completo, bueno, no es que tenía dudas sobre el modelo, pero siempre me hace ilusión verlos todos, lo tenía clarísimo pero no el color, cosa muy importante.

Antes de seguir tengo que precisar que después de varios años y dos motos de la familia Touring modelo Electra Glide había llegado el momento de pasarme a la Road Glide, decisión ya tomada gracias al consejo de mi amigo Pere de Andorra el cual me dijo en nuestro breve encuentro a finales de julio que no parara ni a sopesar si era o no conveniente el cambio, era preciso hacerlo, que me cambiaría el concepto por completo de conducir una Harley de estas características.

La propuesta de la marca para los modelos 2020 es modernizarse para poder alcanzar sectores de mercado hasta ahora reservados para otras marcas, véase por ejemplo el nuevo modelo Livewire, completamente eléctrico, o el Pan America pensado para todo tipo de carreteras y off-road, la Bronx, una naked que se sale completamente del estilo Harley.

En mi caso, ya el simple hecho de cambiar de modelo era toda una novedad, al abrir el panel de colores me encontré once opciones, cinco de ellas en bi-color pero solamente tres con el nuevo acabado Blacked-out el cual me ha enamorado desde el primer segundo que lo he visualizado en la pantalla. Se trata de un acabado de fábrica que elimina por completo el cromado por el negro.

Solamente tenía que decidir la combinación de colores y, cómo no, por eliminación me quedé con dos y para no repetir el negro y naranja me he quedado con el barracuda silver denim/black denim, es decir gris y negro pero, atención, no solamente desaparece el cromado, también el metalizado sustituyéndolo por el satinado, cambio radical!!!

El 28 de agosto ya estaba en la tienda haciendo el pedido, el primero que recibieron para los modelos 2020, paga y señal, cierre de la valoración de Desy que daría de entrada tras el viaje a Faaker See y, a esperar pacientemente.

Le comento a Mon que había que buscar un nombre para la moto y allí se queda la cosa.

El 9 de octubre recibo una llamada del dealer confirmándome la entrada en producción en la fábrica de Milwaukee.

El 13 de noviembre recibo una llamada del dealer anunciándome que ya había llegado y que podía recogerla en una semana teniendo en cuenta el tiempo que tardarían en matricularla y montar los accesorios que había pedido. Que nervios!!!

El 19 de noviembre otra llamada, está matriculada y lista, no pude resistirme y la fui a ver, la primera impresión ha sido: que bonita es, mucho mejor en vivo que en foto, preciosa!!! Abro el tour pack, dentro me encuentro el manual, las llaves, un mando… ¿un mando, y el otro? Pregunto y me dicen que ahora vienen con solamente uno (¿?), Vamos a ver, con lo que vale esta moto no puede ser que entreguen un mando que además sirve para la alarma, si lo pierdes estás vencido… subo a la tienda, primero les digo que la moto es preciosa, luego me quejo, ellos me confirman que ahora es así y para hacerlo breve quedo en que me programen otro mando aplicando el descuento que me merezco, aceptado.

El 20 de noviembre Juanito me acompaña a recogerla, dentro del tour pack hay dos mandos 🙂 Toni me hace una amplia explicación del nuevo sistema multimedia Boom Box GTS de Samsung que sustituye al Garvin anterior que nunca ha funcionado correctamente, menos mal. Este es mucho más rápido, más sencillo y más intuitivo, que bien.

Todo el mundo hoy en día sabe perfectamente lo que es el ABS, eso que “abeses frena y abeses no”… fuera broma los modelos Touring 2020 incluyen una serie de mejoras y ayudas a la conducción importantes que la marca denomina Sistema Reflex Defensive Rider, la electrónica entre de lleno para hacer la vida del conductor mucho mejor y más segura, no voy a entrar en tecnicismos pero solamente diré que el paquete finalmente está a la altura de marcas que ya llevan tiempo incluyéndolo en sus modelos punteros.

Salgo del dealer, bajo por la calle y cuando voy a meter la segunda con el talón… no encuentro el pedal lo cual me sorprende y mucho, miro abajo y efectivamente no está. No me había fijado en este detalle, bueno de momento no pasa nada, cambio cómo en cualquier otra moto con el mismo pedal y ya pediré la pieza porqué esto es algo a que no voy a renunciar.

Entro en el lateral de la Diagonal, es una sensación extraña tener el carenado tan lejos después de tenerlo tan cerca durante todos estos años pero ya sabía que esto era necesario para aligerar la moto al tenerlo anclado directamente en el chasis, de hecho se maniobra mucho mejor. Entro en los carriles centrales de la Diagonal, hay tráfico, voy tranquilo hasta la Ronda de Dalt y allí empiezo a tirar un poco más.

Ahora si que noto la potencia, estamos hablando de una diferencia con Desy de 20Cv, cuando le das al gas la respuesta es inmediata y progresiva, una maravilla, otra moto. Llego a Garraf y paro adelante del parking, justo me da tiempo de levantar la persiana y aparecen Mon y Pablo recién llegado de sus vacaciones en moto en la Toscana. Me dice de acelerar para escuchar como peta, los S&S que he montado tienen la peculiaridad de hacer poco ruido si no le das mucho al acelerador pero si le metes petan y mucho.

Bueno ya la tenemos aquí, Mon opina lo mismo que yo, es mucho más bonita en directo que en pantalla. Ahora si que ha llegado el momento de decidir el nombre.

Para no alargar esto demasiado solamente diré que Mon me dijo 114 el número que corresponde a las pulgadas del motor y que se puede visualizar en la tapa del filtro, al haberle comentado que la sensación al conducirla era parecida a estar en una peli en un ovni y teniendo en cuenta mi afición a Star Wars se le ha ocurrido esto pensando en los robots R2-D2, 3CPO, BB8… al final 114RG de Road Glide, no se hable más.

El domingo 24, primer día libre, naturalmente había que salir a dar una vuelta, quedamos, el “Trio de 2 Ruedas” volverá a rodar pero a la hora de la verdad volvemos a ser “La Extraña Pareja”, Cesar tiene anginas así que salimos con Gemma. El recorrido, pues buscamos curvas, Vegas, Canovelles, Pantano de Foix para finalmente comer en Sitges.

Ahora si que disfruto conduciendo, 114RG pesa en vacío 408Kg, 23Kg más que Desy pero la sensación es que pesa muchísimo menos, es simplemente perfecta, estoy realmente feliz con este cambio, se conduce mucho más relajado, ahora yo llevo la Harley y no tengo que luchar para que haga lo que yo quiero. Si con Desy había avanzado mucho, con 114RG he hecho un salto hacia el futuro, genial.

Llegamos a Sitges y paramos antes de la barrera del puerto, mientras estamos aparcando aparece Cesar, ya se encuentra mejor. Durante la comida le propongo regresar a Garraf con 114RG diciéndole que notará un cambio brutal con la anterior y acepta, durante el regreso por las costas está totalmente de acuerdo conmigo, hasta levanta el dedo arriba cómo para decirnos que está disfrutando. Finalmente llegamos a casa, muy buena primera toma de contacto.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157711939068401

2019_Ciao Desy

septiembre 16, 2019

Ayer se acabaron las vacaciones, hoy se acaba también la relación con Desy, esta mañana he ido a Barcelona directo al dealer, antes de irnos de viaje ya había negociado con ellos la compra de una moto nueva dando esta de entrada y, al valorarla correctamente, he preferido no esperar su llegada, no vaya a ser que en este impás pase alguna cosa.

Desy ha sido la moto con la que he vuelto a conducir después de las diferentes operaciones a las manos, ha sido la que he adquirido estando con Mon, ha sido la de la combinación de mis colores preferidos que siempre había querido tener en una Harley, ha sido la del cambio tecnológico imprescindible e indispensable para una montura de esta índole.

Con ella he disfrutado de la conducción con un cambio importante con respeto a Ultra, más suavidad, más potencia, mejor agarre, menos desgaste de neumáticos, GPS incorporado, a pesar de ser muy lento al momento de arrancar, más autonomía, toda una serie de ventajas cómo las luces led o el nuevo cierre de las alforjas entre otras que se han hecho notar en estos cuatro años.

Con Desy nos hemos ido tan solo dos veces de vacaciones, las que acabamos de hacer y el mismo año que llegó, el 2016, cuando nos fuimos a Italia para visitar Toscana y Umbria. Los dos años intermedios los viajes han sido en América y claro, no podíamos ir con ella…

Con Desy, en estos cuatro años, hemos recorrido unos 22.000Km, pocos comparados con los que había hecho con Ultra pero también es cierto que en mi anterior etapa profesional, tenía a mi disposición mucho más tiempo para rodar que en la actual porqué lo de pensar: me estoy haciendo viejo y ya no salgo tanto en moto, no entra en mi esquema ni en broma!!!

Todas las veces que he vendido una moto, una parte de mi se ha ido con ella, con cada una he vivido una etapa de mi vida, tanto de joven cómo de hombre, lo de mayor ya llegará, los recuerdos y las vibraciones son distintas pero persistirán siempre en mi interior.

Cómo anécdota puedo decir que ha sido la única moto en toda mi vida que he dejado a un amigo para irse de viaje, ha sido para la concentración europea del HOG en Praga del año pasado, una cosa es dejarla un rato durante una salida pero esto es toda otra historia, volvió sana y salva.

Voy a dejar un recopilatorio de fotos recuerdo, ella seguirá rodando, solamente espero que su nuevo propietario esté a su altura, ciao Desy!!!

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157711181131713

Una vez más hemos apurado al máximo los días de vacaciones, regresamos el último día pero no es malo, uno se levanta con fuerza y sigue, así que en pié temprano, ducha, cierre de maletas y a desayunar. Christine nos envía un WhatsApp, si no nos importa subir a su casa en lugar de quedar en el bar, pues vale, compramos cruasanes y vamos.

Las despedidas siempre suelen ser tristes pero yo nunca uso la palabra adiós, siempre hasta luego. No me gusta ver llorar a nadie y menos a la gente que aprecio, nos abrazamos con la seguridad de que volveremos a vernos sin lugar a dudas.

Mientras desayunamos en la terraza del bar muchos comerciantes están poniendo sus paradas en la plaza, hoy es día de mercado, seguramente vendrá gente a lo largo de la mañana pero nosotros, una vez acabado el desayuno y cargado las maletas, nos vamos. La previsión del tiempo es perfecta para viajar, cielos despejados y temperaturas suaves.

Salimos de la zona, entramos en autopista y vamos tirando respetando los límites de velocidad así que, dependiendo del punto en concreto, 110 o 130Km/h. La primera parte antes de la parada obligada para repostar nos permite superar Lyon, este tramo no me gusta nada ya que la autopista se convierte en la ronda de esta enorme ciudad y va muy cargada de tráfico, la verdad es que no entiendo cómo un país tan avanzado en infraestructuras no lo haya modificado todavía.

Una vez repostado seguimos, pasamos Valence y paramos a comer en una área, tenemos suerte, ensalada para Mon y pescado para mi con agua, mucha agua que hace calor.

Nada más relevante que contar, una vez pasado Orange nos metemos en el tramo “conocido” el cual nos conducirá hasta la Jounquera, bueno una cosa si, a la altura de Perpignan pasamos justo de bajo de una gran nube gris que descarga algunas gotas gordas, en este caso hasta ha sido placentero…

Entramos en Cataluña, paramos en la primera gasolinera y seguimos sin problema hasta que faltan unos 60Km para llegar a Barcelona, a partir de este punto hasta el primer peaje una retención tras otra, pasamos todo el tramos entre coches, finalmente llegamos a casa sobre las 20:15h, unas diez horas, aceptable.

Una vez entrados a casa nos encontramos unos regalitos que mis primos nos han dejado durante su instancia de unos días aprovechando que nosotros estábamos fuera, unos pendientes para Mon y una pulsera para mi, bieeen.

Bueno que decir de este viaje, variado, quizás por la compañía, por el tiempo, por los imprevistos, por los países visitados, hemos compactado todo en dos semanas y la verdad es que no ha salido mal la cosa, ahora, cómo de costumbre habrá que pensar y planificar el siguiente…

Anoche antes de retirarnos tomamos una última ronda en el mismo bar donde picamos algo el jueves al llegar, bueno, también hay que decir que es el único abierto, por lo tanto no hay alternativas. Aquí pasan todos los “personajes” del pueblo, que decir… es diferente.

Hoy hemos quedado más tarde tras un merecido descanso, el plan es no salir de esta zona, nos encontramos en el Parque Natural Regional de Morvan, una área protegida de bosques y lagos ubicado en la región de Borgougne-Franche-Compté en el centro de Francia.

Previamente había leído sobre esta zona pero realmente no hay nada destacable, es un lugar tranquilo para descansar, hacer rafting cuando hay agua suficiente y poco más, si no fuese por venir a ver a nuestra amiga me atrevo a decir que no hubiésemos parado aquí nunca pero aquí estamos y hoy vamos a movernos.

La primera parada la efectuamos en la “Abbaye de la Pierre Qui Vire” perdida en medio de la nada, esta mañana conduzco despacio, ayer al volver de Dijon apreté un poco más de la cuenta el acelerador, para llegar a tiempo a la hora de la reserva, no por otra cosa y, Christine se mareó un poco.

Es un lugar que abre al público solamente los domingos, se puede comprar quesos elaborados por ellos y es también un lugar de acogida para breves períodos de tiempo, para meditación o descanso, forma parte del Camino de Santiago Francés tal y cómo observamos en una placa en el suelo. Damos una vuelta y aparece una iglesia con una fachada demasiado moderna, al entrar vemos que la parte exterior se ha construido posteriormente a la original, a nadie nos ha gustado cómo tampoco unos minis murciélagos ubicados en esta pared semi-interior. Se nos acerca un monje que, al oírnos hablar en castellano, nos dice que es colombiano y al decirle que soy italiano me dice que ha vivido muchos años en mi país, vale, nos vamos.

Entramos en la tienda y Christine se pone super contenta porqué encuentra un libro que llevaba mucho tiempo buscando y que estaba agotado, me alegro por ella. Ahora nos vamos de verdad.

Conducimos con ausencia absoluta de tráfico en una carretera que nos lleva a un pequeño lago que bordeamos hasta llegar a un pueblo y, desde allí veo de reojo un castillo, en cuanto puedo doy la vuelta, una parada para sacar una foto desde aquella posición y, llegamos. Se trata del Castillo de Chastellux, en realidad se trata de un edificio que se está derrumbando, varias piedras están caídas, apuntalado en varios puntos. Debe de ser tremendamente caro poder mantener todo esto y, si no hay turistas, no hay ingresos.

Nuestra siguiente parada es en un pueblo mucho más concurrido ubicado en una collina y, en su parte superior, una abadía. Al ser la hora de comer, Christine recomienda que busquemos mesa, no vaya ser que se haga demasiado tarde y nos quedamos a dos velas. Nos sentamos en el “Restaurant Le Cheval Blanc” (https://www.lechevalblancvezelay.fr/) gracias a ella porqué la dueña ya no quería a más clientes.

Comida de muy buena calidad a un precio razonable con cerveza artesana de la zona sentados en la terraza en un día de sol y buenas temperaturas, fantástico. A media comida me doy cuenta de que llevamos una multa en el parabrisas, había aparcado justo en frente de la terraza. No me preocupo. Al levantarnos, Christine empieza a notar el esfuerzo realizado en estos días al seguirnos así que nos acompaña un tramo y se queda en una terraza mientras nosotros subimos hasta la abadia que, cómo no, encontramos con su fachada completamente empaquetada por reformas. Nos desviamos a la terraza que dominan el valle, nada de especial y entramos, mejor dicho mientras entramos una monja sale y mira con malos ojos a Mon que lleva una camiseta sin mangas con una calavera al medio, jajaja.

Regresamos a la base, a las 18:00h tengo que devolver el coche, dejo a las chicas, pongo lleno de gasolina y me voy a Avallon, llego un poco justo pero en hora, devuelvo el Corsa y recupero a Desy. Al regresar a Quarré-les-Tombes, me doy una vuelta por la plaza y hago unas fotos a las tumbas de piedra que están detrás de la iglesia.

Esta noche cena en el único restaurante del pueblo cuyo dueño es el mismo que el del bar y, mira por donde, el mismo de los apartamentos donde estamos, si fuera italiano se consideraría un mafioso 😂

Al llegar un poco tarde, las 20:30h y es sábado!!! Nos dice que no hace falta mirar la carta, solamente nos puede ofrecer hamburguesas… pues para Mon una hamburguesa de pollo completa, para Christine una hamburguesa triple de ternera completa y para mi una hamburguesa triple de ternera en plato eso si poco hecha. Cuando llega la de Mon se encuentra el pan con un agujero donde se ve la yema del huevo, nos reímos…

Antes de que nos echen pago la cuenta y la instancia en la habitación. Nos tomamos unas rondas en el bar de siempre y a dormir, mañana tenemos un buen tramo para regresar a casa.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157711049249203

2019_Dijon, Día 13, 320Km.

septiembre 13, 2019

Quedamos para desayunar a las 9:30h en el bar ubicado justo al lado de donde vive Christine, lo curioso es que no sirven comida, hay que ir a la panadería y comprar allí, me levanto y voy a por unos cruasanes y un bocadillo de pollo. Cuando le quito el film transparente y lo abro, tiene una salsa que parece una mezcla entre mahonesa y mostaza, lo dejo a las chicas.

Anoche Christine estaba muy animada y pretendía ir conmigo en Harley con la pata chunga a recoger el coche de alquiler, si bien ayer dije que vale, esta mañana le he dicho que quizás non era una buena idea, menos mal que ha estado totalmente de acuerdo así que pedimos un taxi para las 10:30h, la mejor opción.

Llega el taxi, ellas se suben, yo les sigo con Desy hasta llegar a Avallon, lugar donde recogemos el coche de alquiler previamente reservado y dejamos la moto dentro de las instalaciones. Nos ha tocado un Opel corsa casi nuevo, nos vamos a ver Dijon, la ciudad más importante cerca de aquí donde llegamos en menos de 1h. Aparcamos justo en el centro.

Lo que no he explicado bien es que a Christine le han operado en una pierna y va con una muleta, por lo tanto vamos caminando por el centro poco a poco, visitamos la “Catedral de Saint-Bénigne” antigua abadía. Es evidente que la han restaurado, predomina un color claro casi tirando a blanco, una vez dentro, Mon me hace notar que tiene cómo una especie de pintura, algo raro. Bajo a la cripta, aquí se ha mantenido el color original, mucho mejor.

Están tocando el órgano, varias personas están sentadas en dirección opuesta al altar, damos una vuelta y nos hace gracia ver un especie de pupitre de madera noble con un diseño raro, Mon y yo sacamos fotos a ver a quien le sale mejor.

Salimos y vamos a pasear por la “Rue de la Liberté”, calle peatonal principal, ha llegado la hora de comer, buscamos un sitio donde podernos sentar, encontramos uno y por suerte nos dan una mesa con sofá, ideal para nuestra amiga así podrá descansar la pierna mientras almorzamos. La comida muy normal, seguimos.

Durante la comida he consultado TripAdvisor y más o menos todo está bastante cerca, lo primero que vamos a ver es la iglesia de Notre-Dame que resulta ser una copia en pequeño de la que hay en Paris, está cómo casi escondida entre el entramado de calles del centro y aparece de repente. Su fachada está repleta de gárgolas, una detrás de otra, arcos, vidrieras, aquí también se nota por una parte su mantenimiento y por la otra que aquí no hay tanta contaminación.

Caminamos por otras calles, hay más de un edificio cuyas fachadas combinan obra con madera pintadas en tonos marrones y rojizos, me recuerdan vagamente los que vi en Alsacia y

País Vasco. Pasamos ahora por el patio del Museo de la Bellas Artes, salimos en otra dirección y pasando por el edificio del Ayuntamiento llegamos a la “Place de la Libération” donde hay una zona de aguas que salen a chorros verticales intermitentes, un perrito se lo está pasando en grande.

Todos coincidimos en que Dijon es, sin lugar a dudas, un lugar donde se vive tranquilo, Christine toma bien nota y no descarta mudarse aquí en un futuro. Poco a poco vamos regresando al punto de salida, paramos a hacer unas fotos a otra casa con madera, la más famosa por estar en un enclave especial donde convergen varias calles y donde justo casi delante hay una atracción con caballitos y una fuente.

No podemos irnos de Dijon sin comprar su producto estrella: la mostaza. Bueno yo tengo alergia pero compramos varios paquetes con botes pequeños para regalar a la vuelta.

Nos sentamos en una terraza a tomar algo y reservamos mesa en un restaurante italiano, llamo yo y hablo directamente mi lengua, perfecto. Christine busca en una App estudios para alquilar y encuentra alguna opción válida, esto va más rápido de lo que me podía imaginar…

Antes de volver al coche, Christine se compra unas bambas Sneakers, recomendación de Mon y la verdad es que ahora dice que anda mucho mejor, genial.

Salimos de la ciudad para regresar al Parque Natural Regional de Morvan donde finalmente llegamos 15min más tarde de la hora reservada, la culpa la tienen las Sneakers, bueno, cena completa y retirada, hoy debe de haber sido muy cansado para Christine pero se ha portado cómo una campeona, mañana más…

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157710956171796