2016_Vernazza-Lavagna, Día 18, 126Km

junio 18, 2016

Hoy también hace sol, en lugar de irnos por la autopista nos vamos tranquilamente por la carretera de la costa, los quilómetros hoy no son muchos. El primer tramo es arriba en la montaña, abajo están los pueblos con sus pequeñas playas, nada de tráfico, conduzco tranquilamente visualizando el panorama y escuchando música.

Llegamos al pueblo de Deiva Marina, último de la provincia de La Spezia, aquí compartí varios veranos con mis primos. Le indico a Mon donde tenían el apartamento y el recorrido que cada mañana hacíamos para bajar a la playa, bonitos recuerdos, nunca más había pensado en este lugar, debería de tener unos 15 años, no ha llovido desde entonces…

Paramos a tomar un café y un agua en una terraza, una breve visita a la playa y seguimos por la misma carretera que nos conduce a Lavagna por varios túneles con semáforos que funcionan de forma alternada. Dejamos atrás este tramo, yo también mis recuerdos y entramos en la provincia de Genova.

Ya en Lavagna efectuamos el check-in en el hotel y nos vamos directos a visitar un pueblo muy pequeño que para mí tiene un encanto especial, se trata de Portofino. Se llega allí también por una carretera de costa donde siempre hay mucho tráfico, muchas motos. Pasamos por Rapallo, aquí tengo otro recuerdo muy lejano de cuando yo era muy pequeño y venía con mis padres a ver a mi tía, hoy es el día “remember”.

Después de hacer un tramo digamos conduciendo alegremente, que distinto es conducir sin el peso de las maletas, donde me sigue una BMW GS llegamos a Santa Margherita. A partir de aquí es donde los coches no pueden seguir, estamos a aproximadamente 1Km de Portofino, una patrulla de Policía Local solamente da paso a residentes, motos, bicicletas, servicios y peatones.

La vegetación llega prácticamente hasta casi el agua, esta es una zona protegida y así debe de seguir siéndolo porque es una delicia para los ojos. El agua es transparente porqué no hay casi contaminación. Finalmente llegamos y aparcamos en un parking, me toca subir cuatro plantas, grr.

Paseamos hasta el puerto donde por supuesto no faltan los macro yates, nos sentamos a comer tranquilamente cómo no, pescado fresco con una cervecita bien fría.

Para hacer la digestión y siguiendo mi plan, subimos hasta el “Castello Brown”. Para llegar hay que recorrer el puerto hasta el final y subir por un sendero entre árboles. Una vez arriba las vistas son fantásticas, parece una postal, el castillo es más bien una casa protegida de ningún interés. Hacemos fotos en ambos lados y volvemos a bajar.

De regreso al parking Mon me indica una tienda done venden chubasqueros de la marca K-Way, prenda que en mi juventud todos los jóvenes teníamos. Teniendo en cuenta de que mi chubasquero lo he tirado durante este viaje porqué estaba roto entro para comprarme uno y me lo llevo de color naranja, jii.

Regresamos, aparco a Desy, hasta el lunes no la volveré a conducir, ducha y vamos a ver a mis primos en las diferentes tiendas donde compramos algunas cosas, yo calcetines, Mon unas gafas Prada para salir y otra Okley para la moto, ole!!!

Conozco a Luca, la pareja de Elena, me cae bien. Nos vamos todos a cenar a un restaurante en la montaña. La velada genial, al final de la cena Silvana nos da a cada uno una cajita con dentro un presente, una pulsera con una “M” para ella y un colgante con la forma de la bota para mí, gracias de verdad.

Nos retiramos a una hora prudente, buenas noches y hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: