2021_The end of the road

julio 21, 2021

Todo tiene un principio y un final…

Era otoño del año 2005, estábamos cenando en el Buda Bar en Barcelona, entre platos, vino, conversaciones y risas llegó la frase: “a que no hay huevos de comprarnos una Harley” a los pocos días mi amigo José Luís se fue al dealer 24 Horas y compró su nueva montura. Yo tardé un poco más, la mía llegó en enero, la compré financiada por José Luís, a un cocinero de una borda de Andorra, una Road King color verde inglés, clásico.

El problema fue que en el mismo período me rompí el menisco esquiando y no pude conducirla hasta estar completamente recuperado de la operación y de la rehabilitación pero cuando empecé no he parado hasta este año pero seguimos con el cuento…

A la Road King no le puse apodo, era mi primera Harley, entré en este mundo para mi totalmente desconocido, empezamos a frecuentar el Barcelona Chapter, nos apuntábamos a prácticamente todas las salidas fueran de un sábado o un domingo y también las de fin de semana.

Empezamos a ir también a concentraciones, la primera la recuerdo cómo si hubiese sido ayer, el nombre era Llunatica, en Benicàssim, nunca había visto tantas Harleys juntas, molaba mucho.

Cómo no podía ser de otra manera al llegar el período de vacaciones nos fuimos con ella, a Córcega, Cerdeña, pero al llegar justo al centro de Sicilia el motor nos dejó tirado, se muró, alquilamos un coche y seguimos nuestras vacaciones.

Una vez regresado a Andorra hice montar un motor nuevo y la vendí.

Llegó entonces mi segunda Harley, la primera nueva de trinca, esta sí con apodo, simple pero válido “Ultra”. Era una Ultra Classic Electra Glide de color verde oliva y negro, habían muy pocas en circulación, con ella recorrimos, durante los siete años que la tuve, Europa casi entera, disfrutando de cada viaje o salida. Finalmente la vendí con 87.000Km.

Cambié de país, dejé Andorra y regresé a Barcelona, tuve unos problemas con mis manos y varias operaciones hasta que me volvieron a dar el visto bueno para conducir una moto y entonces volví al concesionario y compré a “Desy” una Ultra Classic Electra Glide Limited de color naranja y negro, de segunda mano pero impecable.

Con ella seguimos viajando pero no tanto debido a la falta de tiempo por el trabajo, disfrutamos todo lo que pudimos, la vendí cuando cumplió los siete años ya que me la valoraron muy bien.

Finalmente a final de noviembre del 2019 llegó mi cuarta Harley, la segunda nueva, “114RG”. Un cambio de modelo, una Road Glide Ultra Limited de color gris satinado y negro.

Entonces en marzo del 2020 llegó la pandemia…

Más de un año ha pasado desde entonces, la maldita pandemia ha cambiado la vida y la manera de pensar a mucha gente, me considero muy afortunado en estar vivo y mi gente también pero entre muchas otras decisiones he optado por venderla con tan solo 9.900Km.

Tener una Harley conlleva también un estilo de vida, de poco sirve tener una aparcada si no puedes hacer lo que hacías o podías hacer antes, la decisión de venderla ha sido ponderada durante muchos meses y es la mejor decisión que he podido tomar.

Se acaba aquí mi aventura con Harley, doy las gracias por haber disfrutado muchísimo en cada salida, viaje, curva, sensación de libertad, de haber conocido gente maravillosa, con muchos de ellos sigo manteniendo una amistad al margen de este mundo. Han sido quince años vividos a tope, miro hacía atrás y sonrío, lo volvería a hacer.

Hoy empieza un nuevo período de tiempo y, cómo no, un nuevo proyecto…

4 comentarios to “2021_The end of the road”

  1. Sonia Says:

    Me alegro de haber compartido contigo parte de ese periodo. Que sigas viviendo a tope.

  2. Mon Says:

    Te conocí con Ultra, Desy y 114RG llegaron estando juntos…. Ahora con la ilusión de un nuevo proyecto y nuevas aventuras, siempre felices.
    VIVIR ES URGENTE!!!!!! TVMB ❣️

  3. José Luís A. Says:

    Claro que no te arrepientes.
    De lo unico que puede uno arrepentirse es de no haber hecho o intentado hacer aquello que sueñas o simplemente te apetece hacer.
    Osea que si tu sueño ahora es otro, “A POR EL” .
    El sueño Harley, tal y como yo lo entiendo no es compatible con una vida compartida con horarios y compromisos, demasiado tiempo la moto parada, ya lo hemos hablado muchas veces.
    De todas formas, la vida no vale la pena si ni es para perseguir esos sueños de los que tu nunca careceras, repito “A POR ELLOS” y si puede ser conmigo al lado.

  4. Eduard Says:

    Nos vemos pronto!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: