2019_Faaker See, Día 6, 60Km

septiembre 6, 2019

El plan de hoy es permanecer por aquí, nos queda acabar de ver el resto de los expositores así que quedamos para desayunar a las 9:00h. A partir de hoy la previsión es de lluvias pero es a partir de primera hora de la tarde.

La temperatura ha bajado bastante, nos abrigamos, arrancamos y otra vez para la concentración que vamos. Una vez allí buscamos un sitio para aparcar, yo tengo en la cabeza de hacerlo en un lugar plano y posiblemente asfaltado, ayer sufrimos para sacar las Harleys del descampado y no quiero repetirlo hoy pero a Edu parece no importarle a pesar de que justamente a él se le cayó la suya… cuando finalmente me paro detrás de un bus para meternos en un parking, me adelanta para luego querer aparcar de bajo de unos árboles en un suelo de tierra, me niego. Finalmente las dejamos justo en la misma carretera sobre un césped a nivel.

Una vez cerradas, andamos unos metros y, sorpresa, llega Felipe y aparca allí mismo, si hubiésemos quedado, seguro que hubiésemos tenido problemas para encontrarnos pero así son las cosas. Con él está Xavi, el actual director del Barcelona Chapter y otros integrantes, lo más extraño es que ha venido con una BMW, dice que es otro viajar…

Nos sentamos todos en una de las mesas de una carpa gigante, un poco más tarde se une al grupo Olga y Pepe, esto me suena de otros tiempos. Nos quedamos allí un rato largo hasta que vamos a dar una vuelta, tenemos que recoger las «bananas» encargadas hace dos días y hacerme coser la mía en el chaleco. No sin dificultad encontramos el expositor y acabamos con esta tarea. Seguimos mirando, Mon compra unos parches y se prueba varios chalecos acolchados pero al no quedarle bien le desaconsejo su compra.

Paramos en un stand con varios anillos muy chulos, nos gustan un par de ellos con piedras negras y nos lo compramos.

Veo el chaleco de un chico que pone Arabia Saudi, hasta el momento, es el que viene de más lejos.

Nos entra hambre, y, una vez reunidos de nuevo con el resto de la gente, volvemos al self service del camping. Comemos recordando certámenes pasados, Felipe vuelve a afirmar que deja el mundo Harley por un tiempo, por supuesto cada uno es libre de hacer lo que le plazca pero no deja de extrañarme teniendo en cuenta además de que su moto tiene tan solo un año.

Después de los cafés nos separamos, nosotros regresamos al Harley Village para ver cómo funciona el nuevo sistema multimedia de la familia Touring. Entramos en la carpa HD con la exposición de todos los modelos y lo probamos en situ. Ya no es Garvin, ya era hora, el fabricante es Samsung, un poco extraño pero es así. Rápido, más intuitivo, ya lo viviré cuando me llegue mi nueva Harley a finales de octubre.

Fuera empieza a llover y mucho. Seguimos viendo las motos, en un rincón está la Livewire, la nueva eléctrica, muy incómoda por cierto. Ya veníamos preparados para mojarnos, chubasqueros y a seguir, pasamos un buen rato más, Mon se compra una camiseta de manga larga.

Parece que ha parado de llover tan intensamente, aprovechamos para regresar a las motos y, para tardar menos, utilizamos el bus. Una vez allí, nos marchamos, vuelve a llover. Obviamente sin correr nos vamos en dirección a nuestro hotel pero paramos en Velden donde hay más expositores y bares con música en vivo. Sigue lloviendo, más que antes.

Ahora soy yo que me compro una camiseta de manga larga. Nos sentamos en una terraza con toldo para tomarnos algo caliente. Finalmente regresamos al hotel y preguntamos en recepción si podemos quedarnos a cenar, la respuesta es afirmativa pero al cerrar la cocina en una hora en concreto nos quedan unos cuarenta minutos cómo hora límite, vale.

Cena tranquila y a descansar, mañana hay el desfile pero con la previsión del tiempo que hay va a ser complicado,

2019_Postojna, Día 5, 370Km

septiembre 5, 2019

Hoy me he vuelto a despertar pronto, pasaban 15min de las 6:00h pero estaba bien así que he acabado de escribir el blog. A las 7:00h ducha de rigor, a las 8:00h desayuno con el grupo, no habían plátanos y a las 9:00h en las motos, destino: Eslovenia.

La de hoy es una de aquellas actividades opcionales que he preparado antes del viaje, la he propuesto y ha sido aceptada, nos vamos a visitar las cuevas de Postojna (https://www.postojnska-jama.eu/es/cueva-de-postojna/).

Hoy la previsión es de buen tiempo, sol y temperaturas altas, entramos en autopista y seguimos hasta el desvío para el país vecino donde accedemos por medio de un túnel de casi 8Km, una vez recorrido este tramo a 80Km/h paramos en la primera gasolinera con el fin de sacarnos la viñeta para poder circular durante una semana por estas autopistas. Por supuesto no me va a pasar lo mismo que en el viaje a Croacia donde tuve que pagar una multa de 150€ por no gastarme 7,50€.

Hay algo de tráfico, camiones, tramos en obra que nos obligan a reducir la velocidad de 130 a 110-100Km/h. Nada que contar hasta llegar cerca de Liubliana donde la misma autopista hace de ronda a la capital eslovena, aquí mucho tráfico. Una vez pasado este tramo finalmente llegamos a nuestra salida, que cómodo y rápido es no tener peajes.

Parada técnica para llenar los depósitos, aquí la gasolina vale tan solo 1,20€/l, un chollo. En seguida llegamos al parking de las cuevas, aparcamos y vamos a la taquilla, decidimos comprar el combinado 1+4 es decir: cuevas más Castillo de Predjana, visita en Italiano para Mon, Edu y yo, en inglés para Yovette y Jerry.

Falta tan solo media hora para el inicio de la visita, matamos el tiempo tomando algo en el bar y ya para la entrada que nos vamos. Una vez allí saco las entradas y nos damos cuenta que falta una, reviso el ticket de compra y efectivamente solamente he comprado cuatro, Salgo corriendo a la taquilla y veo una cola importante, seguramente habrá llegado un autocar, pienso «mie..a» pero no desespero, me cuelo por la caja «fast» y en perfecto italiano le digo a la chica que me he equivocado al comprar las entradas, me falta una y tengo mujer y niños a punto de entrar, la chica amablemente me saca de inmediato una entrada, salgo corriendo y alcanzo a mis «compis» que eran los últimos de la fila del grupo italiano, uff ya estoy sudado…

una vez dentro subimos a un tren el cual nos lleva unos 3km en el interior de la cueva, aquí la temperatura es constante, 10ºC he dejado de estar sudado, no me sobra nada y llevo pañuelo, sudadera, chaleco y chaqueta de piel. Bajamos del tren.

Somos un grupo numerosos, el guía empieza con las explicaciones las cuales se repiten cada vez que hacemos una parada, voy a hacer un simple resumen de todas ellas. Nos encontramos en la cueva abierta al público más grande y antigua de Europa, ya son ciento noventa y cinco años que recibe turistas que han alcanzado la cifra de cuarenta y nueve millones. Su antigüedad es de aproximadamente seis cientos mil años, se trata de una formación calcárea que se ha formado por la erosión de un río.

La verdad es que es enorme, paseamos por el camino marcado, el suelo está mojado en varios puntos pero no es resbaladizo, se pueden hacer fotos sin flash, naturalmente al estar con italianos el guía ha tenido que repetirlo en más de una ocasión…

Caminamos durante una hora, sacamos fotos, sin flash, obviamente, la verdad es que ha sido una visita interesante, vale la pena ver esto.

Una vez fuera, comemos algo rápido y nos vamos al castillo el cual está ubicado a 9Km. Una vez allí podemos ver que lo llaman castillo pero en realidad es un edificio encastrado en una roca nada bonito, a la entrada nos dan audio guías, una visita relativamente rápida y de nuevo en marcha, no vale la pena ver esto.

A la vuelta, en el tramo cerca de la capital ha habido un accidente y hay caravana de unos kilómetros, pasamos entre los coches y dejamos el follón atrás.

Recorrimos el camino al revés con la única diferencia en cuanto a la velocidad del túnel, en este sentido baja a 60Km/h y además ahora hace muchísimo más calor.

Entramos en Austria y compramos la viñeta para diez días, la otra noche no nos habíamos enterado, finalmente nos desviamos a la concentración.

Pepe y Olga ya nos han avisado que habían llegado pero que se retiraban al hotel, de Felipe no sabíamos nada desde ayer, viajaba con otro grupo. Llegamos, aparcamos en uno de los aparcamientos y nos paseamos por el Harley Village, finalmente cenamos una salchicha y sobre las 22:30h, llamo a Enric para que llame a alguien del grupo de Felipe y nos informe, finalmente nos retiramos al hotel.

Justo al llegar recibimos una llamada de Felipe el cual nos dice que ha tenido un problema con su móvil pero está bien, perfecto, mañana nos vemos.

Hora de escribir esto, hoy lo he acabado antes de dormir, mañana hay previsión de lluvias.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157710737445331

2019_Faaker See, Día 4, 118Km

septiembre 4, 2019

Esta noche he podido descansar, genial, hoy ya no tenemos que desplazarnos mucho, solamente dar vuelta por la zona así que hemos bajado a desayunar a las 9:00h. Los camareros lógicamente no hablan español pero hay uno que es italiano, Giorgio, el cual gustosamente nos atiende. El desayuno es completo, el pan está de muerte, pedimos una «omelette» riquísima así cómo el resto, la única nota negativa es que al acercarme a la zona donde estaba ubicada la fruta, iba a llevarme el último plátano pero una camarera me lo ha quitado de mis narices, pues nada, mañana seré más rápido…

A estas horas la temperatura es todavía baja, está nublado pero el sol está a punto de salir, una vez acabado el desayuno nos levantamos, arrancamos, efectuamos una parada técnica para repostar y nos vamos a Villach, capital de la provincia.

Una vez allí aparcamos justo antes de la zona peatonal del centro, sol y altas temperaturas, paseamos por las calles de adoquines, una de ellas con unos simpáticos paraguas de colores vivos colgados arriba entre un lado y otro de los edificios, hasta llegar a la principal y allí la sorpresa, no solamente está permitida la circulación a las Harleys, hasta pueden aparcar!!!

Nos sentamos en una terraza a tomar un café y seguimos, de nuevo en moto y a la concentra que vamos, una vez allí, nos damos un paseo, primero por el Harley Village y luego a la zona del camping, un poco más alejada. Van llegando motos constantemente.

Recuerdo que en el camping hay un self service aceptable, propongo comer allí, entramos. Estamos, nos servimos, la cajera habla español y también italiano, que maravilla. Nos sentamos a comer, estamos rodeados de gente de lo más variopinta, nos sorprende mucho una señora muy mayor vestida con su camiseta Harley, la pobre casi no puede andar pero esta es la actitud, bravo. Mon le saca una foto y me comente que podría ser su madre.

Una vez fuera, cruzamos la calle y visitamos el mercadillo donde se pueden adquirir todo tipo de prendas, accesorios para vestir y por supuesto para la moto tanto nuevos cómo de segunda mano, he venido con al idea de comprarme un anillo y la necesidad de comprarme unas camisetas ya que este año he traído unas pocas de usar y tirar que son insuficientes para todos los días de las vacaciones.

También estaba buscando una «banana» para poner mi nombre y naturalmente encuentro el sitio, pido la mía y otra para Mon, estarán en una hora y media, bueno, pagamos y ya pasaremos a recoger, esta misma tarde o quizás mañana, no hay prisa.

Hoy por fin conoceremos a la pareja de norteamericanos amigos de Edu: Jerry y Yovette. Acaban de llegar al hotel, Yovette se queda allí a descansar, él viene hacía nuestra ubicación, finalmente ahora lo tenemos en frente, tras las presentaciones de rigor nos sentamos a tomar algo y empezamos a comunicarnos, bueno, nosotros no hablamos demasiado inglés y él nada de español pero nos esforzamos…

Seguimos paseando hasta el Harley Village donde finalmente encuentro la primera camiseta que me gusta, una serie limitada con la boca de los Rolling Stone y un bonito anillo con una calavera.

Ha llegado la hora de ir a buscar a Yovette al hotel, regresamos a las motos y las pasamos a recoger para en seguida ir a cenar a Velden, otro pueblo a unos 11Km. Una vez allí, aparcamos y busco un restaurante para cenar en TripAdvisor, me sale el número uno de la lista y lo tenemos justo a escasos metros, su nombre: Caramé (http://www.restaurant-carame.at/), entro y pregunto directamente en italiano si hay sitio para cinco, nos hacen escoger entre la terraza o dentro, decidimos fuera. Excelente cena de diseño, todos contentos, Mon no tanto ya que al momento de pedir creíamos que era una ensalada y ha resultado ser una sopa, buena pero poca cantidad, pues nada, mañana desayunas más, le digo…

Nos retiramos al hotel, mañana vamos de excursión a Eslovenia.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157710736247518

Hoy también me he despertado bastante antes de que sonara el despertador, durante este rato he aprovechado para poner el blog al día, si no lo hago así luego se me acumula el trabajo y es posible que olvide algunos detalles…

Amanece el día soleado, hoy nos espera el tramo que nos llevará hasta nuestro destino.

Salimos de la zona de la «darsena», me equivoco en el primer desvío y me meto en una calle centrica, cómo de costumbre el Garvin tarda en recalcular, pero en seguida volvemos al paseo marítimo, un par de kilómetros más adelante giramos a la izquierda y entramos en la autopista

Recorremos un tramo relativamente corto y nos desviamos hacia Alessandria dejando atrás la Liguria. Luego nos desviamos hacia Milán, Piacenza y Brescia. En este último tramo hay muchos camiones adelantándose entre sí, yo paso en más de una ocasión a su derecha ya que van muy lentos, estamos subiendo, Edu, que hasta el momento me seguía de cerca, desaparece de mi retrovisor, mantengo la velocidad con el «cruise» clavado a 130Km/h. Un poco más tarde nos alcanza.

Llegamos cerca de Brescia y nos metemos en la autopista que es la más transitada de todo el norte de Italia, Edu me adelanta y me indica de parar a la primera área de servicio, así lo hacemos y aquí empieza el rato del imprevisto…

Resulta que para poderme alcanzar, ha hecho un tramo no muy largo pero tocando los 185Km/h y al parecer ahora el motor no le responde bien, se le va a bajo cómo si le faltara potencia. Es algo raro teniendo en cuenta que su Harley es una CVO del 2018 con tan solo unos once mil kilómetros. Un extraño mensaje en su pantalla habla de falta de aceite el cual, una vez comprobada la varilla, resulta ser erróneo.

Bueno aquí estamos en el norte de Italia y hay muchos concesionarios Harley así que llamo a el más cercano, justamente en Brescia, bueno, primero hay que decir que son las 12:25h y el horario de cierre al medio día es 12:30-14:30h, tenemos suerte, nos contestan, explico lo ocurrido pero me comentan que van a tope de trabajo y que no nos pueden atender. Me quedo bastante sorprendido. Edu llama a Barcelona y allí le sueltan que algunos motores de la familia Touring del 2018 tienen ese problema, es decir, la bomba del aceite no quita la cantidad suficiente y el motor se ahoga, la solución es cambiarla, por supuesto esta intervención es a cargo de Harley pero hasta que el cliente no tiene el problema, nadie mueve ni un dedo. Vaya servicio!!!

Empezamos entonces a barajar diferentes opciones, primero nos sentamos a comer, una es la de llamar al RACC para que se lleven la moto a Barcelona, obviamente Edu necesita otra moto de alquiler, por lo tanto hay que buscarla y hasta las 16:00h todo está cerrado. Decidimos arrancar la moto e ir al dealer porqué al ver en su página web que tiene Harleys de alquiler pensamos que podemos dejar allí la de Edu para que se la lleve la grúa y llevarnos otra alquilada.

Llegamos sin problemas conduciendo de espacio, no falta mucho para la hora de apertura, allí mismo estaban esperando dos holandeses, uno de ellos con problemas con el freno trasero. Cuando abren pregunto a la chica de recepción si tienen alguna para alquilar y solamente les queda una Sportster, va a ser que no, luego nos ponemos a hablar con el jefe de recepción el cual nos dice que no hay ningún problema para dejar la moto allí y que venga una grúa a recogerla, luego nos suelta que debería dejar de existir Faaker ya que siempre tienen mucho trabajo, vamos un profesional y por último que ni nos ocurra de mover más la moto.

Llamo a Bergamo y encuentro una Road king con alforjas rígidas y porta equipaje, fantástico, Edu me dice: dile que les vuelves a llamar en 10min. Él se encarga de la llamada al RACC, para hacerlo breve solamente decir que para poder repatriarla, necesitan un informe de un concesionario oficial remitido a un e-mail que les facilitan, esto después de una llamada de más de media hora, una vergüenza.

Vuelvo a llamar y confirmo el alquiler, Edu decide llevar su Ultra a Bergamo, dice: total, que más da, está en garantía, si se jode estoy cubierto… pues nada autopista y en dirección opuesta a la que deberíamos ir :(. Sin ninguna complicación llegamos al dealer y allí hablamos con el jefe de taller el cual nos asegura 100% que si Edu conduce máximo a 130-140Km/h no tendrá ningún problema y cuando haya llegado a Barcelona, ya le cambiarán la bomba del aceite y problema resuelto. Edu se pone de rodilla y le besa la mano, jajajaja.

Después de todo lo ocurrido hemos perdido casi unas cuatro horas y no podemos correr pero hay que seguir adelante y así lo hacemos, nos ha quedado un tramo de tráfico donde parecía estar en una de las rondas en lugar de en una autopista, ha anochecido, varios tramos en obra, una bajada de temperatura importante, parada para repostar y cenar algo y finalmente dejamos atrás Italia, entramos en Austria para finalmente ocupar las habitaciones sobre las 11:00h.

Mañana hemos quedado para desayunar a las 9:00h hoy seguro que dormiré muy tranquilo…

Ayer Edu, antes de irse a dormir, preguntó: ¿Mañana a que hora quedamos? Mi respuesta ha sido: a las 9:00h en las motos desayunados y listos para salir. A partir de aquí cada uno ha puesto el despertador a la hora que ha considerado mejor, yo a las 7:00h.

Esta noche no he dormido demasiado bien y ya van dos seguidas, tenía calor, luego una visita al lavabo, más tarde me he puesto con el blog, un trago de agua fría, finalmente a las 6:45h me he puesto en marcha.

Después de un buen desayuno salimos unos 10min tarde sobre la hora estipulada, aceptable diría yo… Edu abre camino y, teniendo en cuenta que este tramo se lo conoce tan bien, digamos que va alegre, nosotros le seguimos, la primera parada es para repostar, llenos, alcanzamos la autopista y para Francia que vamos.

Pasamos al país vecino sin ninguna complicación, pongo en marcha el «cruise» y lo calibro a la velocidad exacta que marcan los carteles 110 o 130Km/h. Ahora soy yo que marca el ritmo, Edu nos sigue. Mucho viento, poco tráfico, nos comemos unos 250Km y paramos a repostar de nuevo. La sorpresa es que en la gasolinera no aceptan efectivo, solamente tarjeta, es la primera vez que me pasa.

comemos algo y seguimos, la señora que nos atiende habla perfectamente español, cada vez que salimos a Francia coincidimos en encontrar gente que habla o chapurrea esta lengua, será que el francés ya no es tan indispensable como antes. Ahora hace bastante calor. Hay cámaras por toda la autopista, infinidades de tramos con control de velocidad y una ausencia total y absoluta de la «Gendarmerie» nunca me había pasado, cómo cambia el cuento…

Otra parada técnica para el tercer repostaje de hoy, aprovechamos para tomarnos algo fresco y cómo el que no quiere la cosa, ya entramos en mi país, faltan unos 200km que recorrimos tranquilos hasta el último tramo donde subo la velocidad, estoy hasta las narices. Finalmente salimos a Savona y vamos hasta la zona del puerto donde tenemos el hotel reservado para esta noche.

Paramos las motos justo delante de la entrada del hotel, saco el caballete mal y al intentar bajar se me tumba la moto y me caigo, Edu viene de inmediato a ayudarme y la levantamos. Check-in, una dos chicas que nos atienden es canaria, vaya, siguen las coincidencias…

Ducha de rigor, bambas, tejanos, camiseta y a cenar, la chica de la recepción nos aconseja un lugar dónde, el Club Náutico, allí que vamos. Encontramos mesa en la terraza, tan solo 5min más tarde se forma una cola de gente esperando, una vez más hemos tenido suerte. Una cena deliciosa a base de pescado y verduras, el chico que nos toma nota habla español pero ya se sabe no hay dos sin tres…

Durante la cena tenemos otra video-conferencia, hoy con Felipe el cual nos comunica que mañana sale para Faaker, al final vamos a coincidir unos cuantos… creo un grupo de WhatsApp para la ocasión.

Nos retiramos, quedamos a las 8.00h para desayunar dejando las maletas preparadas en la habitación.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157710732892316

Esta noche realmente poco hemos dormido teniendo en cuenta la hora que nos acostamos tras preparar las maletas, 1:30h, la llamada de la central de alarma a las 3:30h y Mon que sobre las 6:00h se ha levantado y me ha dicho que estaba despierta… no hemos descansado mucho.

Finalmente a las 6:45h me ponía en marcha, ducha y a por Desy, este año iremos a Faaker See al sur de Austria a la concentración Harley-Davidson más importante de Europa, la etapa de hoy va a ser relativamente corta ya que nos quedamos en Cadaqués a pasar el día con Eduard.

Cómo nota a destacar hoy es el color de las uñas de Mon que ayer se hizo pintar todas negras menos una en cada mano de color naranja, ver foto con casco.

Cargamos maletas y paramos en La Pava a desayunar, luego vamos por la C31, Ronda Litoral para luego enlazar con la AP7, sinceramente me esperaba más tráfico pero casi nada, mejor, una vez recogido el ticket, voy acelerando, llegamos a Girona y de repente entramos en reserva, no me había dado cuenta, le digo al navegador de buscar una gasolinera, salimos del autopista, repostamos y seguimos por la NII hasta Figueras y finalmente llegamos a nuestro destino.

Nada más llegar, Eduard sale a recibirnos, desmontamos maletas nos ponemos cómodos y nos vamos a comprar comida y bebida, hoy toca relajarnos el resto del día dando vueltas con el barco por «Cap de Creus» incluida una breve parada en una especie de cueva. El Resto de la tarde la pasamos entre chapuzones, charlas y, cómo no, risas. Tenemos también una video-conferencia con Pepe el cual nos comunica que vendrá también con Olga y quedaremos allí.

Regresamos a casa, nos ha dado el sol a pesar de estar nublado y estamos un poco rojos. Hora de cenar, Edu ha reservado en el restaurante Compartir (http://www.compartircadaques.com/restaurante/) muy buena decisión, ya fuimos el año pasado, salimos, no antes de ponernos los chubasqueros, parece ser que en estas vacaciones la constante que nos acompañará será precisamente la lluvia…

Hemos disfrutado de una cena fantástica, obviamente hemos podido compartir casi la mayoría de los platos modificando algunos de ellos después de seleccionárlos atentamente teniendo en cuenta mis alergias, cae una botella de tinto, nos retiramos a descansar, mañana nos espera el primer tramo largo hasta mi país.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157710731836028