La de anoche ha sido una cena de despedida, el hotel nos ha invitado a vino, su color era entre tinto y rosado, vamos un sucedaneo. Como siempre los comentarios sobre el circuito han sido variados, ha habido gente que les ha gustado, otros que se han quejado y finalmente los que presentarán reclamación a su vuelta, en fin… nosotros coincidimos que en el global nos lo hemos pasado bien, claro está que si tengo que recomendar un circuito en África del norte, éste es sin duda alguna Marruecos.

Túnez ha sido mi segundo (y último) país en esta zona y de este tipo, ahora hay que mirar hacía otros horizontes. No obstante hay que reconocer que es un país donde reina bastante la tolerancia entre religiones, las mujeres son libres de ponerse el velo cómo de ir vestidas a la moda occidental. El tráfico es caótico pero a la vez son prudentes y circulan despacio. La red de carreteras es aceptable, pero la verdad es que no hay mucho que ver a parte de naturaleza.

El “despi” tocaba hoy a las 04:30h. salida hacía el aeropuerto a las 05:30h. Check-in y espera hasta la hora de embarque. Al igual que en la ida hemos despegado con 40min. de retraso, además nos ha tocado un piloto principiante, el avión hacía un ruido infernal al despegue, estaba sucio y para aterrizar la cosa no ha ido mucho mejor, vamos que si tengo que opinar sobre Tunisair el comentario sería negativo.

Una vez llegados al Prat, las maletas han tardado unos 40min. en salir, Joan y Isa nos han venido a buscar y todos juntos hemos ido a Vilanova a comer. Desde allí hemos seguido nuestro camino con el Megane hasta llegar a casa a última hora de la tarde. Nuestras “mágicas” alfombras han sido colocadas en el lugar apropiado y han quedado realmente muy bien, jeje.

Acaba así el viaje, ahora empezaremos a planificar las próximas vacaciones: ruta por los países escandinavos en auto-caravana.

Fotos: http://www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623015681693/

2010_Sfax-Túnez, Día 7

enero 3, 2010

Último día del circuito, salida a las 07:00h. y parada en El Jem donde visitamos el anfiteatro romano. La verdad es que para tener los siglos que tiene está verdaderamente muy bien conservado, bastante mejor que el Coliseo de Roma.

Se puede pisar la arena y hasta bajar a los sótanos. La temperatura es de unos 9º a pesar de que el sol ya nos está iluminando.

Seguimos camino hasta coger la autopista que nos conduce a Túnez, aprovecho y me pego una siesta “matutana”…

No había hablado todavía de los compañeros que nos han acompañado en el 4×4 durante estos días. Hay una pareja, Maite y Josep, que viajan con su amiga Merçè, todos ellos de Barcelona. Son gente encantadora con la que nos hemos reído mucho y no hemos tenido ningún problema.

Entramos en Túnez y nos dirigimos al centro para ver en nuestro caso otra vez La Medina. Lo positivo para mí es que he encontrado el parche de la bandera nacional. Para Sonia, que ha podido entrar y hacer unas fotos a la mezquita.

Vamos ahora a la población de Sidi Bou Said donde comemos en un restaurante cercano al puerto. Sin comentarios.

Finalmente, última visita del circuito: las Termas de Antonino en Cartago. Me imagino en los tiempos de los romanos ir a estas instalaciones a relajarse justo al lado del mar, realmente te haces a la idea de cómo era la vida en aquel entonces.

Volvemos al pueblo de Sidi Bou Said donde damos un paseo por sus calles. Todas las casas son de color blanco y tanto puertas como ventanas están pintadas en azul. Quizás lo que sobra es la cantidad enorme de turistas, pero ya se sabe que cuando un lugar es bonito, se explota.

Al llegar al hotel, el mismo de la primera noche, nos despedimos de Imed, un placer habernos conocido, nos deseamos mucha suerte, la vida del guía cómo la del turista es así.

Esta noche hemos decidido cenar todos juntos como cena de despedida.

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623139946382/

Ya había oído que hace frío de noche en el desierto, ahora lo puedo confirmar, hace mucho pero que mucho frío. Nos hemos levantados tan congelados que hemos preferido no ducharnos.

Salimos del oasis y paramos de inmediato en unas dunas para sacar unas fotos, la arena es aquí rojiza debido a que hay hierro. La tocamos y está muy fría. Joan y yo nos sentamos mientras Sonia nos hace una foto, al levantarnos la arena desaparece por completo sin dejar rastro.

Sorpresa para todos muy cerca hay un camino asfaltado que conduce a otro que a su vez se incorpora a una carretera de la red principal. Imed nos ha explicado que el largo camino recorrido el día anterior es porqué veníamos desde otra zona y también para vivir la aventura del desierto…

Karim, nuestro chofer, tiene un CD de música variada que cada día hemos escuchado y nos ha gustado tanto que ahora disponemos de nuestra copia. Ventaja de llevar el ordenador portátil encima.

Hoy es un día bastante tranquilo, de aquellos que pasa sin nada importante pero que es preciso para ir de un lugar a otro. Así que la primera de las dos visitas es en el pueblo de Toujene donde visitamos una casa troglodita. Dichas casas se construían haciendo un enorme agujero en el suelo del barro mismo de la montaña, podía ser de dos o hasta tres plantas dependiendo del numero de los integrantes de cada familia. En el medio hay un pozo para abastecerse de agua.

La razón principal de este tipo de casas era el poder vivir sin ser visto por los invasores, quedando escondido entre las montañas. Hoy en día una parte de la gente sigue viviendo en ellas y otra en casas normales.

Comemos en el hotel restaurante donde se ha rodado parte de la película “la Guerra de las Galaxias (Episodio IV), el decorado todavía se puede apreciar.

Seguimos hacía el norte para llegar al destino final del día, la ciudad de Sfax, segunda más importante del país. La Medina se encuentra amurallada, nos dejan a la entrada y en 1h. la visitamos.

Hoy finalmente he podido volver a conectarme y colgar los últimos tres días del viaje. Mañana más.

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623123935976/

Sin problemas, nos levantamos en este primer día del año a la 07:00h. Desayuno y en marcha. Esta mañana toca un recorrido por la isla.

Primero en Guellala vemos como se trabaja el barro para luego convertirse en cerámica. Recorrido por la tienda y de nuevo en carretera.

Siguiente parada en la sinagoga de La Ghriba. pasamos por un detector de metales antes de entrar, posteriormente Imed nos explica que hace unos años, hubo un tunecino que se estrelló con su coche bomba matando a un guía local y dos alemanes. Desde entonces, hay policías fijos a pesar de que éste ha sido el único incidente que ha habido en Túnez en estas circunstancias.

De hecho nos cuenta que los judíos residentes en la isla viven en perfecta armonía con el resto de la población y se dedican básicamente al comercio de joyas.

Saliendo nos cruzamos con un grupo de italianos con chalecos del Portofino Chapter, luego en el parking me quedo bastante perplejo al ver un coche escoba con remolque Harley y un montón de motos BMW: sin comentarios.

Tercera parada en la capital Houmt Souk, donde damos un paseo y vemos una lonja donde se vende el pescado. Quien ofrece más se lo lleva.

Regresamos al mismo resort para comer.

Volvemos a la península pasando por la calzada romana en lugar de coger otra vez el ferry. Control policial tanto en un lado como en el otro. Hay bastantes en todo el país a pesar de que nuestra impresión es de seguridad total.

1,5h. más tarde llegamos a Chenini-Tataouine una aldea bereber con casas de piedra y arcilla excavadas en la montaña rocosas, patrimonio de la Unesco. Un Guía local nos acompaña en el recorrido completo de 360º empezando en su parte inferior hasta arriba. Nos dice que ha heredado su trabajo de su padre, su español deja mucho que desear ya que lo mezcla constantemente con el italiano.

Subimos otra vez en 4×4 y en unos pocos kilómetros abandonamos la carretera asfaltada por un camino de piedra. Cuando llevábamos bastante rato, paramos para ver la puesta de sol, unas fotos y rápidamente a los vehículos, empieza a hacer frío y hay mucho viento.

Ya ha oscurecido y finalmente, en el medio de la nada aparece un oasis cuyo nombre es Ksar Ghilane donde dormiremos en una jaima. La verdad es que el suplemento que hemos pagado para estar en un campamento mejor ha sido importante pero, ha valido la pena porque los pobres que no lo han hecho, han tenido que dormir en una tienda de seis personas, con lavabos y duchas fuera y sin toallas… mientras que nosotros lo hemos hecho con calefacción incluida.

Después de cenar, algunos hombres, entre ellos Joan y yo, nos hemos metido en un charco de agua sulfurosa dentro del mismo oasis. El agua estaba calentita pero al salir pegaba una rasca que casi nos quedamos congelados. Pero ya se sabe: la aventura es la aventura y probablemente para volver a repetirlo puede que pasen años.

 

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623123816252/

2009_Tozeur-Djerba, Día 4

diciembre 31, 2009

El día de hoy empieza por recorrer la carretera que atraviesa Chott el Jerid, un lago seco salado. Paramos en una de las áreas, bajamos y pisamos la superficie recubierta de sal. Imed nos cuenta que la sal extraída no es comestible, gran parte de ella se exporta a España y Canadá para su uso en carreteras.

El lugar nos recuerda mucho al paisaje de Salt Lake City en el viaje a USA.

Siguiente parada en la ciudad de Douz, la puerta del desierto. Primero tomamos un café en la terraza de un bar ubicado justo en la plaza central y luego visitamos un auténtico mercado por donde pasemos entre la multitud. Sonia saca unas cuantas fotos muy chulas.

De allí seguimos hasta el desierto donde algunos efectúan su excursión facultativa en dromedario (Joan entre ellos). Sonia sigue con sus fotos mientras yo me tomo un descanso al sol.

Comida-buffet en un restaurante y de nuevo en carretera. Recorrimos muchos kilómetros a gran velocidad en las grandes rectas, el desierto nos acompaña en ambos lados. De repente, la carretera empieza a subir y aparecen curvas que nos llevan hasta un puerto de montaña donde aprovechamos la parada técnica para tomarnos un té al romaní y sacar unas fotos.

Pasado el puerto y sus montañas, llegamos a Metameur donde visitamos las antiguas ghorfas: graneros fortificados construidos en plantas superpuestas y hoy abandonados.

Hemos dejado atrás los palmerales y los árboles son de nuevo olivos, nos acercamos a la costa. Una vez allí subimos al ferry que nos lleva a la isla de Djerba, la más grande del norte de África.

Una vez llegados al resort, nos encontramos que la gente ya está de verbena y solamente son las 19:00h.

Reparto de llaves. Tengo que levantar la voz con una persona del personal que se quería llevar mi maleta: va a ser que no. Nos dirigimos en grupo a las habitaciones y allí empiezan los problemas: habitaciones ocupadas, no hechas, dadas dos o tres veces… total, que nosotros entrábamos en la nuestra cuando faltaban 10m. para las 20:00h.

La gran cena de gala estaba programada para las 20:30h. y claro está, después de haber estado en el desierto hace faltan una buena ducha y arreglarnos. En tiempo record, entramos en el restaurante con 15m. de retraso. Hay reservada una mesa para todo el grupo que ya estaba sentado. Nos esperábamos una cena servida pero es también buffet libre, eso sí, con platos para la ocasión.

Es tanta la cantidad de gente presente en la sala, que parece como si todos llevaran años sin comer: empujones, platos por todas partes, colas en cada zona. Sonia se agobia tanto que se sienta y renuncia a comer, me ofrezco a llevarle un plato a la mesa y lo hago en un plis plas saltándome todas las colas, deslizándome entre la gente cómo un camarero profesional.

Cuando ya la mayoría de la gente está en los postres, finalmente podemos cenar sin agobios. Una vez acabada la cena nos queda más de 1h. para las doce. Vamos en grupo al bar a tomarnos un café más caro que en España. Volvemos a nuestra mesa y pedimos cava y copas; 1/2h. más tarde nuestras gargantas seguían secas. Me voy directamente al bar y me traigo mi vodka. Hemos tenido que dar un toque importante a los camareros para que el cava estuviera en la mesa justo antes de la media noche: lo conseguimos.

Brindis, un espectáculo muy cutre en el escenario intentaba animar a los presentes, total que visto lo visto y que al día siguiente la salida estaba programada para las 08:30h. nuestra retirada antes de finalizar la primera hora del nuevo año, ha sido la mejor decisión.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ FELIZ 2010 !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623123690294/

2009_Tozeur, Día 3

diciembre 30, 2009

Misma hora que ayer: 05:45h. de pié, 07:00h. en marcha. Hoy el programa incluía varias visitas al rededor de Tozeur.

Dejamos la ciudad y nos adentramos en una zona completamente plana y seca. Casi no hay vegetación, lo único que vemos son palmerales y algún dromedarios suelto.

Primera parada en Chebika. Aquí aparecen de repente unas colinas, debajo de ellas el pueblo actual, un poco más arriba el antiguo que fue arrasado por una inundación. Un guía local nos acompaña, hay un palmeral y agua que sale desde un manantial. Muchos turistas a pesar de ser temprano aún.

Seguimos hasta Mides pasando por una carretera sinuosa. Parada en una terraza de un hotel donde podemos apreciar unas vistas sobre otros palmerales. La temperatura empieza a subir.

De nuevo en 4×4 hasta la garganta de Tamerza donde hay una pequeña cascada. Para llegar hasta ella bajamos andando no sin tener pequeños resbalones.

Desandamos parte del camino y nos adentramos otra vez en la grande explanada, nada por la derecha y nada por la izquierda. De repente dejamos la carretera y nos adentramos en un camino por la arena. Un poco de aventura no está mal, lo malo es que justo en este tramo a Sonia y a mí nos ha tocado el asiento trasero que está justo encima de las ruedas. Vamos que de bote en bote.

Finalmente el camino se convierte en una grande explanada, justo detrás de una montañita paramos. Aquí se rodó la película “el paciente inglés”. Nos encontramos a 20m. bajo el nivel del mar y se nota porqué la parte superior del suelo es sal debido a la evaporación del agua que hubo hace muchos años.

4×4 y nos acercamos a unas dunas y nos metemos de pleno en ellas, subidas y bajadas hasta que aparece ante nosotros el famoso pueblo del desierto que aparece en la película “la guerra de las galaxias (Star Wars IV)”.

Parece mentira que tras tantos años todavía siga de pié a pesar de ser un decorado. Un paseo, unas fotos y de vuelta al todo-terreno.

Volvemos por una carretera sin asfaltar que finalmente se convierte en una artería principal hasta llegar de nuevo a Tozeur. Comida (escasa) en el hotel.

Por la tarde tenemos una excursión facultativa: visitar un palmeral llegando en calesa. Una vez allí, nos explican cómo funciona el cultivo de las palmeras. Las hay macho y hembra, la inseminación se suele hacer de forma artificial, el promedio de vida de una palmera es de cien años y empiezan a dar frutos a partir del cuarto-quinto año. Existen unos 74 tipos diferentes. El comercio de los dátiles es una de las fuentes de ingresos para los lugareños.

De allí nos acercamos al centro donde paseamos por sus calles. Luego regresamos al hotel y descansamos un poco hasta la hora de la cena. Mañana saldremos 1h. más tarde 🙂

Tras la cena, esta vez en condiciones, tomamos té y café en el bar. Sonia decide retirarse a descansar mientras Joan y yo nos quedamos un rato más y nos hacemos un billar. Desastroso porqué se aguanta por unas tablillas de madera y está totalmente torcido hacía un lado. 1-1 y nos siguen dos parejas de italianos, ciao.

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157623102578332/

2009_Túnez-Tozeur, Día 2

diciembre 29, 2009

Anoche tuve muchos problemas con el WiFi del hotel, cuando hay varios ordenadores conectados, los siguientes que intentan entrar en la red no pueden así que tras 1/2h. de intentos fallidos me he retirado a la habitación. Solamente esta mañana al rededor de las 06:30h. he podido colgar el artículo de ayer, no así las fotos porqué no daba tiempo desayunar y salir a las 07:00h.

Reparto definitivo por parte de Imed, el guía, en los cincos 4×4 y en marcha. Hace fresquito, conducimos durante unas 2h. y parada técnica en una área de servicio en la autopista. Allí nos da la primera charla sobre el país: nos cuenta que de norte a sur hay unos 1.000Km. y de este a oeste unos 200Km. Que hay tres autopistas por un total de 500Km. y las compara con Polonia, miembro de la UE, que solamente tiene 70Km.

El país está en vía de desarrollo y poco a poco se van construyendo las infraestructuras. El país fue dominado por los fenicios, los romanos, los bizantinos, los otomanos, los franceses hasta que tuvo la independencia a mediados del siglo pasado. La lengua oficial es el árabe pero la gran mayoría de la gente habla también francés.

Nuestra siguiente parada la efectuamos en Kairouan, la cuarta ciudad santa del mundo musulmán, donde visitamos la Gran Mezquita de Sidi Oqba y el Mausoleo del Barbero.

Charla sobre el islam, nada que ya no sabíamos, y algunas costumbres locales.

A continuación visita a una fábrica artesanal de alfombras, hasta aquí todo normal, nos enseñan la elaboración y varios modelos. El vendedor es un hacha, cala perfectamente cuáles son sus posibles compradores y entre ellos está Sonia que simplemente me había comentado que le gustaban una pareja de alfombras idénticas de tonos rojos las cuales quedarían muy bien al lado de la cama. Total que negociando con ella, el precio baja a casi la mitad, precio por debajo de cualquier modelo similar en Ikea. Final de la negociación: compra… son realmente bonitas y caben perfectamente en la maleta, nos las llevamos puestas.

Comida en un restaurante típico donde acuden varios grupos. Me preocupo de hablar con Imed y remarcar mi problema con los frutos secos, dice que en el menú no hay, perfecto. Sopa, arroz, pollo y verduras.

Ahora hace calor, el marcador del Toyota marca una temperatura exterior de 28º. En cada vuelta al 4×4 tras las distintas paradas, nos vamos turnando de asiento así todos contentos.

Conforme pasan las horas el paisaje, hasta el momento plano y con un sin fin de olivos se transforma en una zona de pre-desierto hasta la llegada a nuestro destino: Tozeur.

El entorno nos recuerda bastante a Erfoud en Marruecos, el estilo del hotel también. Mucho mejor que el de ayer, además aquí dormiremos dos noches.

Ha llegado la hora de la cena, allí que vamos. Espero que luego no tenga problemas para conectarme.

Bueno ya hemos cenado y de maravilla, el hotel está a reventar de gente, italianos y españoles. Estoy conectado en el bar, voy a publicar esto y luego colgar las fotos. Aquí

 

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157622971471469/