2012_Euskadi, Día 2, 658Km

diciembre 26, 2012

Amanece con el cielo completamente tapado, decidimos bajar a desayunar, hay de todo y de todo comemos para empezar bien el día.

Una vez duchados y arreglados, recogemos nuestras cosas, las metemos en las maletas y bajamos. Check-out, dejamos allí las maletas y salimos al exterior, el cielo empieza a despejarse, damos una vuelta a la ciudad amurallada, aquí vive gente no como en otras ciudades antiguas que solamente sirven como reclamo turístico, hay coches y motos aparcados y ventanas abiertas, algún transeúnte se nos cruza por el camino. Llegamos a la parte que nos permite ver la bahía repleta de barquitos, al otro lado de la montaña ya es Francia, sacamos unas fotos y, tras recuperar las maletas nos dirigimos al coche.

La ruta planificada consistía en subir a la Ermita de Santa Engracia donde hay un mirador, unas cuantas curvas y enseguida llegamos, aparcamos sin problema y sacamos unas fotos, lástima que el cielo no acompaña.

Nuestro siguiente destino es San Sebastián donde accedemos por una carretera secundaria por la montaña, mientras estábamos subiendo de repente nos cruzamos con un grupo numeroso de ovejas, esto me recuerda un viaje anterior en Noruega con la única diferencia que en aquel entonces pasó dentro de un túnel. Amenoro, paro el coche, Laura divertida saca unas fotos, al arrancar el grupo se divide en dos y tranquilamente se ponen a los dos lados de la carretera.

Después de la bajada entramos en la ciudad, no me hace falta el Tom para llegar directamente al centro y aparcar, aquí ya he estado en otras ocasiones.

Paseamos por el centro, todo está abierto y repleto de gente, un paseo para ver la playa de la Concha, un café, seguimos con nuestro mini-tour.

Laura dice que quiere ver unas esculturas que están ubicadas en unas rocas sobre el mar, preguntamos y nos indican el punto exacto donde accedemos en coche.

Se trata de esculturas de acero llamadas el Peine del Viento incrustadas en unas rocas, el fuerte oleaje del mar Cantábrico las azotan constantemente, la primera, ubicada en la parte mas arriba es la que alcanzamos para hacernos unas fotos.

De nuevo en marcha, seguimos la ruta por la “autobia” en vasco y nos desviamos por una carretera secundaria para así poder cruzar el P.N. de Urbasa y Andia. Entramos en Navarra, ahora está completamente despejado y hasta hace un poco de calor, la carretera es muy bonita y sería excelente recorrerla en verano en moto. Disfrutamos del paisaje.

Se acerca la hora de comer y al llegar a Estella nos paramos, curioso yo estuve aquí cuando en verano 2011 hice el camino de Santiago, en aquella ocasión el pueblo rebosaba de gente, hoy casi nadie por las calles. Damos una vuelta por el centro y nos metemos en un restaurante, menú exquisito y barato, volvemos al coche y de nuevo en marcha. Tom nos hace volver atrás hasta casi Pamplona para luego bajar a nuestro destino.

El resto del viaje ha sido en autopista con una buena velocidad hasta llegar a Barcelona, Laura me dice que Marta me deja el coche y que se lo devuelva tranquilamente la mañana siguiente y así lo hago y evito coger el metro y el tren para llegar a casa.

Ha sido una escapada de dos días donde nos lo hemos pasado en grande.

Fotos: www.flickr.com/photos/fabryhd/sets/72157632479608349/

2012_Euskadi, Día 1, 786Km

diciembre 25, 2012

Este año es una navidad diferente, os explico por qué…

Para empezar tengo que decir que hacia finales de noviembre, Laura me dijo: ¿Qué te parece si este año nos vamos tu y yo en Navidad por hay?

Mi respuesta fue que claro, me parecía una buena idea, el único problema consistía en encontrar un destino cercano donde ninguno de los dos habíamos estado con anterioridad así que propuse de inmediato Copenhague. A Laura le pareció bien, el problema vino al buscar los vuelos, está claro que cuando se busca un vuelo de ida y otro de vuelta en unas fechas tan señaladas como la Navidad y además con solamente disponible el 25 y el 26 todo se complica, no es solamente un problema de presupuesto, es que no hay plazas disponibles.

Busqué otros destinos en Europa y, nada, así que decidimos pedir el coche a su madre e irnos al País Vasco. La noche siguiente me puse en internet y reservé la última habitación en el parador de Hondarribia (www.parador.es/es/parador-de-hondarribia), un pueblecito en Guipuzcoa justo a la entrada del País Vasco.

Ayer después de trabajar, subí hasta a casa de Laura en metro, recogimos el coche y nos fuimos a Garraf.

Cena de Noche Buena en casa de Susana acompañados de Montse, Alba y Martina, yo el único hombre…

Nos metíamos en la cama a las 1:25h y hoy me he puesto en marcha sobre las 8:00h.

Como siempre un buen desayuno y “carretera y manta”. A2 hasta Lleida, seguimos por el autopista hasta casi Zaragoza, parada técnica, cortado para mi, café con leche y bollo para Laura, lleno en el depósito y a seguir. Al acercarnos al País Vasco y, teniendo en cuenta que es difícil encontrar algo abierto para comer el día de Navidad, decidimos ir directamente a Vitoria donde seguramente algo encontraremos.

Empieza a llover ligeramente, Tom nos guía hasta el centro, aparcamos y damos una vuelta, todo cerrado menos un par de tabernas, encontramos un bar con pinchos y allí nos metemos. Saciados seguimos nuestro recorrido por carreteras secundarias pasando por pueblecitos, algunos con encanto, otros no tanto, nombres comunes y otros típicamente vascos: Durango, Leintz-Gatzaga, Bergara, Azcoitia, Azpeitia, Zarautz, hasta llegar a nuestro destino final, el pueblo de Hondarribia.

Tom nos deja justo a la entrada de una ciudad amurallada, caen cuatro gotas, aparcamos y subimos la cuesta con nuestras maletas. Ya arriba vemos una construcción grande que evidentemente es el castillo convertido en parador, check-in y para la habitación no antes de haber pedido al chico de la recepción de reservarnos una mesa en un restaurante cercano.

Una horita de descanso, mientras Laura repasa sus apuntes yo miro la guía y el recorrido del día siguiente. Dos días no dan para mucho pero hay que planificar la ruta.

La reserva se ha efectuado para las 21:00h pero sobre las 20:30h salimos hacia el restaurante Sebastian (www.sebastianhondarribia.com) ubicado a unos 100m del parador. Pequeñito pero acogedor, la cena excelente, acompañada por una buena botella de Rioja. A las 22:30h estábamos ya en la habitación, Laura se ha dormido en seguida mientras yo escribo esto.

Antes de dormirme, pongo la alarma a las 8:00h.