2016_Firenze, Día 14

junio 14, 2016

El día de hoy ha empieza una media hora antes ya que tenemos que estar a las 9:00h en la “piazza della Signoria”, allí empieza el tour guiado en español en la “Galleria degli Uffizi” donde llegamos unos minutos antes.

Cristina hoy también es nuestra guía, perfecto.

Mucha gente ya en la cola, nosotros entramos por la entrada preferente con la guía, esto lo recomiendo a todos para no perder tiempo precioso y aprovecharlo al máximo para el sin fin de visitas que ofrece esta ciudad.

Al igual que el domingo, hoy escuchamos atentamente todo lo que nos cuentan, hoy la visita se centra sobre todo en el arte, más concretamente en las pinturas y algo de escultura. Subimos a la primera planta.

Sería imposible poner aquí todo lo que vamos escuchando y viendo conforme vamos avanzando por el Palacio convertido en museo pero lo que sí me gustaría simplemente remarcar es que tener al alcance de las manos tantas obras de tan famosos artistas es un verdadero regalo para los ojos, algo que muy pocas ciudades en el mundo pueden ofrecer.

Giotto, Cimabue, Botticelli, Tiziano, Brunelleschi, Michelangelo, Leonardo da Vinci y muchos más.

Realmente la familia Medici y sobre todo Lorenzo el Magnifico fueron los que impulsaron firmemente el arte en esta ciudad coleccionando cuantas obras podían por el simple amor al arte, chapó.

La visita dura más de 2h y la verdad llega un momento que los que no hemos estudiado arte empezamos a saturarnos pero no hay tiempo para más, Cristina se despide y nos juntamos con otro grupo teniendo tan solo unos minutos para pasar por los lavabos.

Pegatina, se abren las puertas, unas escaleras nos conducen en el “Corridorio Vasariano”.

En primer lugar decir que hoy ya sabemos quien ha sido el tal “Vasari”, arquitecto, pintor y escritor considerado cómo uno de los primeros historiadores del arte, admirador de Michelangelo y el que ha hecho posible que este corredor se pudiese construir a mediados del siglo XVI en tan solo cinco meses.

En segundo término que tuvo la brillante idea de construirlo por encima del “Ponte Vecchio” uniendo el “Palazzo Vecchio” con el “Palazzo Pitti”.

Durante la construcción se tuvo que pedir a varias familias que cediesen una parte de sus casas construyendo una pared para separarlo, todos aceptaron menos una, de hecho el corredor tiene en su tramo final unos metros que son más estrechos y forman una “U”.

En la actualidad el corredor no tiene nada en especial exceptuando la cantidad de obras colgadas en sus paredes.

Una vez al exterior nos vamos a reponer fuerzas comiendo en una terraza.

Volvemos a cruzar el río Arno y entramos a visitar el “Museo del Bargello”, en él hay diferentes estancias distintas, observamos cerámica, pinturas, porcelanas, plata, armaduras, esculturas, etc.

Me parece increíble cuanto arte hay en esta ciudad.

Nos queda la última visita por hoy, las “Cappelle Medicee” donde están sepultada la familia Medici al completo. Por fuera parece una capilla sin mayor importancia pero por dentro se merece una visita obligada.

Un poco cansados vamos al B&B para una pausa de una horita.

El resto de la tarde y según el programa es libre para compras, en realidad yo solamente compro una crema y Mon nada pero durante un largo rato hemos andado sin rumbo alguno.

Parada y aperitivo.

Para cenar nos vamos a un restaurante recomendado por Annarosa “la Ménagère” (http://www.lamenagere.it). Entramos y la chica nos dice que en un rato tendremos una mesa, nos invita a sentarnos en el bar y pedir algo mientras tanto, nos parece bien.

Pedimos una botella de “Chianti”, pasan veinte minutos, media hora, tres cuartos… desde mi posición veo que hay cómo unas cuatro o quizás cinco mesas libres, no digo nada.

Cuando ya ha pasado 1h y las mesas siguen igual, me levanto y voy a hablar con ella y educadamente le digo que no me parece normal lo que está pasando y que o nos hace pasar en cinco minutos o nos levantamos y nos vamos, naturalmente sin pagar el vino.

En un espacio reducido de tiempo nos sentamos finalmente en una mesa, bieen!!!

El problema, o no, es que ya se nos ha acabado el vino, pedimos la cena y una copa más por cada uno.

La cena ha resultado buenísima, realmente ha valido la pena esperar, el local es precioso, dentro hay también una floristería, Mon le compra una flor a Annarosa.

En estos días hay la feria de la moda en Firenze así que van entrando gente relacionada con ella, mucho color, mucho glamour.

Finalmente acabamos y nos retiramos un poco tocados por el alcohol pero contentos.

Fotos:

IMG_3301

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: