2019_Parque Natural Regional de Morvan, día 14, 95Km.

septiembre 14, 2019

Anoche antes de retirarnos tomamos una última ronda en el mismo bar donde picamos algo el jueves al llegar, bueno, también hay que decir que es el único abierto, por lo tanto no hay alternativas. Aquí pasan todos los “personajes” del pueblo, que decir… es diferente.

Hoy hemos quedado más tarde tras un merecido descanso, el plan es no salir de esta zona, nos encontramos en el Parque Natural Regional de Morvan, una área protegida de bosques y lagos ubicado en la región de Borgougne-Franche-Compté en el centro de Francia.

Previamente había leído sobre esta zona pero realmente no hay nada destacable, es un lugar tranquilo para descansar, hacer rafting cuando hay agua suficiente y poco más, si no fuese por venir a ver a nuestra amiga me atrevo a decir que no hubiésemos parado aquí nunca pero aquí estamos y hoy vamos a movernos.

La primera parada la efectuamos en la “Abbaye de la Pierre Qui Vire” perdida en medio de la nada, esta mañana conduzco despacio, ayer al volver de Dijon apreté un poco más de la cuenta el acelerador, para llegar a tiempo a la hora de la reserva, no por otra cosa y, Christine se mareó un poco.

Es un lugar que abre al público solamente los domingos, se puede comprar quesos elaborados por ellos y es también un lugar de acogida para breves períodos de tiempo, para meditación o descanso, forma parte del Camino de Santiago Francés tal y cómo observamos en una placa en el suelo. Damos una vuelta y aparece una iglesia con una fachada demasiado moderna, al entrar vemos que la parte exterior se ha construido posteriormente a la original, a nadie nos ha gustado cómo tampoco unos minis murciélagos ubicados en esta pared semi-interior. Se nos acerca un monje que, al oírnos hablar en castellano, nos dice que es colombiano y al decirle que soy italiano me dice que ha vivido muchos años en mi país, vale, nos vamos.

Entramos en la tienda y Christine se pone super contenta porqué encuentra un libro que llevaba mucho tiempo buscando y que estaba agotado, me alegro por ella. Ahora nos vamos de verdad.

Conducimos con ausencia absoluta de tráfico en una carretera que nos lleva a un pequeño lago que bordeamos hasta llegar a un pueblo y, desde allí veo de reojo un castillo, en cuanto puedo doy la vuelta, una parada para sacar una foto desde aquella posición y, llegamos. Se trata del Castillo de Chastellux, en realidad se trata de un edificio que se está derrumbando, varias piedras están caídas, apuntalado en varios puntos. Debe de ser tremendamente caro poder mantener todo esto y, si no hay turistas, no hay ingresos.

Nuestra siguiente parada es en un pueblo mucho más concurrido ubicado en una collina y, en su parte superior, una abadía. Al ser la hora de comer, Christine recomienda que busquemos mesa, no vaya ser que se haga demasiado tarde y nos quedamos a dos velas. Nos sentamos en el “Restaurant Le Cheval Blanc” (https://www.lechevalblancvezelay.fr/) gracias a ella porqué la dueña ya no quería a más clientes.

Comida de muy buena calidad a un precio razonable con cerveza artesana de la zona sentados en la terraza en un día de sol y buenas temperaturas, fantástico. A media comida me doy cuenta de que llevamos una multa en el parabrisas, había aparcado justo en frente de la terraza. No me preocupo. Al levantarnos, Christine empieza a notar el esfuerzo realizado en estos días al seguirnos así que nos acompaña un tramo y se queda en una terraza mientras nosotros subimos hasta la abadia que, cómo no, encontramos con su fachada completamente empaquetada por reformas. Nos desviamos a la terraza que dominan el valle, nada de especial y entramos, mejor dicho mientras entramos una monja sale y mira con malos ojos a Mon que lleva una camiseta sin mangas con una calavera al medio, jajaja.

Regresamos a la base, a las 18:00h tengo que devolver el coche, dejo a las chicas, pongo lleno de gasolina y me voy a Avallon, llego un poco justo pero en hora, devuelvo el Corsa y recupero a Desy. Al regresar a Quarré-les-Tombes, me doy una vuelta por la plaza y hago unas fotos a las tumbas de piedra que están detrás de la iglesia.

Esta noche cena en el único restaurante del pueblo cuyo dueño es el mismo que el del bar y, mira por donde, el mismo de los apartamentos donde estamos, si fuera italiano se consideraría un mafioso 😂

Al llegar un poco tarde, las 20:30h y es sábado!!! Nos dice que no hace falta mirar la carta, solamente nos puede ofrecer hamburguesas… pues para Mon una hamburguesa de pollo completa, para Christine una hamburguesa triple de ternera completa y para mi una hamburguesa triple de ternera en plato eso si poco hecha. Cuando llega la de Mon se encuentra el pan con un agujero donde se ve la yema del huevo, nos reímos…

Antes de que nos echen pago la cuenta y la instancia en la habitación. Nos tomamos unas rondas en el bar de siempre y a dormir, mañana tenemos un buen tramo para regresar a casa.

Fotos: https://www.flickr.com/photos/fabryhd/albums/72157711049249203

3 comentarios to “2019_Parque Natural Regional de Morvan, día 14, 95Km.”

  1. José Luís A. Says:

    De todo lo visto, que seguro que es precioso, recuerdo con muchísima alegría Avallon, presencie una performance de Globos preciosa.
    Cuida de Mon.

  2. Sonia Says:

    Ruta donde las haya.
    Buen regreso!

  3. Mon Says:

    Que rico estaba el foie, cuando recuerdo el sabor, vuelvo a sentir el placer de comer!! 😁
    Y la monja me miro yo creo por la inscripción … sons of anarqui!! 💀 TVMB


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: