Esta mañana ha vuelto a amanecer nublado, a lo que Fabry me dice: «hoy ya puede llover ahora que tengo el traje de lluvia». Y, así ha sido, ya podía haberse estado calladito…

Nos hemos acercado a ver la casa de Victor Horta; arquitecto belga que fue para Bruselas como Gaudí para Barcelona. Vaya decepción… además solo abrían de 14:00 a 17:00: veamos, esta gente cuando trabaja???

Hemos ido al dealer de Zemst, donde hemos conseguido pins!

Luego paradita en Malinas para hacer cuatro fotos en el centro; misma operación que en Gante y a seguir pero con los trajes de lluvia.

Hemos buscado el dealer de Amberes y al llegar a la dirección indicada no estaba…

Primeras reacciones de Fa: » a ver cariño, que dirección le has puesto al Tom? Te has debido equivocar, aquí es evidente que no está…» Había una tienda de motos Kawa que cerraba en ese momento (eran las 12:00, lo dicho, esta gente no trabaja). Fa le ha preguntado al chico: cerraron el dealer.

De nuevo a la carretera y hacia el hotel. El hotel que teníamos reservado en Amberes, nos escribió para decirnos que no tenían parking para motos así que tuvimos que reservar un segundo hotel. Al llegar frente a la puerta, a trancas y barrancas ya que imaginaros el suelo de adoquines tipo los de Barcelona lateral cuando te aproximas a plaza Espanya, railes de tranvía por todas partes y, el suelo mojado; bueno, que al llegar vemos que el hotel es el primero y no el segundo. Primera reacción de Fa, de nuevo: «Cariño, que dirección has puesto?». Por suerte para mí, no he sido yo la que ha puesto la dirección y, por suerte para los dos, el otro hotel estaba a 650mts.

Amberes, pues que decir, no se… ahhh si, que por fin hemos visto algo por dentro ya que la catedral, (www.dekathedraal.be),  cerraba a las 17:00 aunque sea pagando. Dentro exhiben cuadros de Rubens, pintor de esta ciudad.

Por lo demás, sin gran encanto…y bajo la lluvia (ya compramos un paraguas nuevo). Nos quedamos con Brujas.

Hemos comido en un restaurant de 1597 cerca de la catedral y la Gran Place, se nota que nos aproximamos a Holanda. Aquí ya todo está escrito en neerlandes, el francés casi no se oye y es más fácil que te entiendan en inglés… Hay que cambiar el chip y sino, comer lo que mejor te suene de la carta porque total no se entiende una M…

Nota de Fabry: aqui el café se hace como el té, es decir, H2O con una bolsita y listo!!! Esta noche nos iremos a cenar como no… a un italiano, toma!

Ayer no os explicamos que cuando llegamos al hotelito de Brujas (www.hoteldepauw.be), Hotel de Pauw con el nuevo testamento en la mesita!!!), la señora nos dijo que el parking estaba lleno. !Ay, mi madre la que va a montar Fa!. Pues no, se quedó calladito y me dejó llevar la situación.

Resultado: aparcamos en el jardín de la señora entre hiedras y gratis. Va aprendiendo la lección…

También decir que UPS nos trajo el traje de lluvia del caballero y que yo me olvidé el paraguas en el bus turístico… Creo que ese ya no lo podré recuperar ni con UPS.

Esta mañana hemos parado en Gante justo para que yo pudiera hacer cuatro fotos al centro. Fa se ha quedado guardando su moto… Una vez has visto Brujas, el resto no tiene el mismo encanto…

Luego nos hemos dirigido al dealer de Derdenmonde,(www.americanlifestyle.be), donde no le han podido arreglar la cerradura pero donde me han regalado (a miiiii) dos parches y le he conseguido un pin al señor. Para compensarme me ha comprado un jersey y una camiseta. Smuack, gracias.

Hemos llegado a Bruselas justo para comer. La chica de la recepción, de padres chilenos y abuelo italiano, nos ha recomendado un restaurante cercano «La Villette». Duchita y luego nos ha indicado que ver y donde cenar.

Decir que en Caen cerraron las visitas a las 19:00, llegamos a las 19:20; que en Rouen, cerraron a las 18:00 y llegamos a las 18:15; que en Brujas, cerraron a las 17:00 y llegamos a las 17:20 y que hoy, hemos corrido para ver el Palacio Real que solo se abre unos días al año y llegamos a las 16:38 pero cerraba a las 16:30!!!

Mañana pensamos llegar a las 14:00 pero seguro están comiendo. Así que me conformo con hacer fotos de exteriores de sitios y paseamos.

Bruselas se resume en la Gran Place donde cerca está El Maneken Pis y poco más. Es una ciudad moderna y destaca su barrio europeo al lado de las Naciones Unidas. Subimos al bus turístico, cuyo recorrido es de aproximadamente una hora.

Es en la Gran Place donde hemos cenado en un sótano de arcadas de obra de fábrica no apto para altos…el nombre del restaurante es «Kelderke» y lo recomiendo, el encargado es un cachondo, la comida muy buena y el precio acorde.

Mañana nos espera Amberes, capital de los diamantes…

Muchas gracias a todos por escribirnos, nos alegra mucho. Y si, tenéis razón, es la zona de Guillermo el Conquistador y el muerto es Ricardo Corazón de León: muy bien, estáis atentos. Laura, Rouen es grande, grande…intentaremos colgar alguna foto antes pero es difícil…

Hoy escribimos desde el portátil de un medio italiano dueño de un restaurante en Brujas, «La Romagna» que amablemente me lo ha puesto aquí en la mesa.

Ayer visitamos Rouen y, tomad nota, proyectan sobre la catedral cuadros de Monet que la pintó tantas y tantas veces.

Dejamos el país de las catedrales góticas para entrar en Bélgica acompañados por la lluvia a lo largo de todo el camino (os teníamos envidia y no queríamos ser menos, así que Fa se ha vuelto a poner mi traje de lluvia).

Brujas es precioso haga el tiempo que haga. Después de una horita y media de paseo hemos cogido el bus turístico para culturzarnos con las explicaciones y es cuando hemos visto este restaurante.

No quiero abusar, por eso hoy las explicaciones son cortitas; solo decir, que el dueño es interista y presidente del club del inter de Brujas,(www.interbrugge.be) y le ha regalado una camiseta a Fa. Hoy está doblemente contento.

Ayer pedimos un taxi al centro de Caen para poder visitarlo y cenar tranquilamente.

Teníamos un restaurante recomendado a los pies del castillo pero, el olfato perruno de Fabry y su «me siento vacío: llevo una semana sin comer pasta», nos dirigió a un italiano de la zona de ocio cuyo dueño y cocinero eran de Matera, Italia.

Visitamos las murallas del castillo y nos dejamos llevar por las calles peatonales llenas de tiendas y bares hasta la Abadía de los Hombres, hoy ayuntamiento de Caen.

Esto si es una ciudad en la que merece la pena parar… Es una ciudad llena de vida. Su casco antiguo lo delimitan, por un lado la Abadía de los Hombres y, por el otro, la de las Mujeres. Entre ellas, unos 45minutos de buena marcha.

Decidimos dejar para hoy la visita a la segunda ya que, cuando un italiano tiene hambre, tiene hambre.

La zona de restaurantes frente al Quay («puerto») parecía una zona de «putis» con tantas luces de neon, pero con encanto…

Cena de Fa: de primero una plato de «spaghetti alle vongole», de segundo «bocconcini» acompañado de pasta y un café «doppio ristretto». Tremendo, como su cara de satisfacción: «ahora sí que me siento lleno».

Esta mañana a las 9:00 ya estábamos en marcha. Hemos ido en moto a la Abadia de las monjas y de allí hemos puesto rumbo a Jumieges.

Tom nos ha llevado por unos caminitos fantásticos de esos en los que solo pasa uno, entre bosques y pueblecitos que estaban en pleno mercado de los domingos.

A Fa le ha picado un abejorro en la pierna: esta vez no ha sido a mi!!!

La abadía de Jumieges,(www.monum.fr), está calificada como la «más bella ruina de Francia»; iniciada su construcción en el 657 fue utilizada como cantera hasta que una familia decidió salvarla a mediados del siglo pasado. Amablemente, un comerciante nos ha guardado las maletas de la moto mientras hacíamos la visita y comíamos.

Hoy, el calor es peor incluso que ayer, así que hemos llegado a Rouen medio deshechos a las 15:30. El Hotel d’Anglaterre está situado en el mismo centro mirando hacia el Quay del rio Sena.

Hemos salido a visitar esta ciudad capital del departamento de Seine-Maritime donde fue quemada Juana de Arco y donde está enterrado Guillermo Corazón de León, los cuales inspiraron tantas leyendas y relatos.

Aquí las casas han vuelto a cambiar y se construyen con un entramado de madera en la fachada que las hace tan especiales y las asemeja a aquellas de las islas británicas.

Fa se me está durmiendo de calor aquí al lado, será mejor que nos movamos…

Hasta mañana.

Esta mañana el cielo estaba despejadisimo, pronosticaba ya a las 9:00 el calor que íbamos a pasar.

Nos hemos dirigido a Azeville para visitar una de las baterías del «muro atlántico». La visita a durado 45min por unas galerías de bunkers alemanes subterráneos. De allí hemos seguido hacia la costa para ver las playas del desembarco, Utah Beach y Omaha Beach, esta última ya en el departamento de Calvados. Había un montón de gente en bikini bañándose, que envidia!!!. Hemos pensado en todos vosotros.

Nos hemos dirigido al centro de Bayoux donde hemos comido en una terracita, (www.restaurantlepommier.com), frente a la catedral que es impresionante.

Hoy, los del Kyriad Caen me dejan su ordenador un momento para escribir esto mientras Fa ha ido a hacer un duplicado de la tarjeta de fotos y limpiar la moto.

Cuando vuelva nos vamos al centro de Caen, a ver que tal…

Besos:

Hoy mientras la nena está en el hotel haciendo sus labores me pongo yo al mando de la situación.

Al llegar esta mañana a la Ultra, sorpresa, algún simpático había intentado abrir la alforja lateral derecha, resultado: la cerradura está en un punto intermedio, ni se puede cerrar ni se puede abrir, total que tendré que hacerla revisar en el próximo dealer que encontremos abierto que según mis cálculos es el lunes (tenemos dos por el camino).

Esta es la última vez que dejo la moto en la calle!!!

Salimos con calma y nos paramos en el siguiente pueblo para redactar lo de ayer que ya está publicado esta mañana, luego nos dirigimos, siguiendo las instrucciones de la persona de la oficina de turismo de la zona, hacia el norte por la carretera más cercana a la costa, pasando por campos de vacas, terneros, ovejas y cereales nos paramos a comer en una terracita donde aparcamos la Ultra justo a unos metros, un menú y a seguir.

Aquí la mayoría de los pueblos se llaman algo+ville, la parada ha sido en Borneville, seguimos hasta la punta más al norte de Normandia «Cap de Hague» y justo en la recta final, toma accidente, un A6 (GB) y un Peugeot 306 (FR), ya podeis imaginar quien salió peor parado…bueno unas fotos (al paisaje, no a los coches) y casi sin gasolina llegamos a Cherbourg-Octeville, nuestro destino final de hoy.

Nada más llegar al hotel, la señora nos dice que tienen un problema con el H2O, simplemente no hay, mantengo la calma y no digo nada, a la hora de estar en la habitación nos llama diciéndonos que el problema ya está resuelto y me voy pa la ducha…primeros 5 minutos agua marrón, luego bien, vale.

Sonia me manda a escribir en el blog y a decirle a la señora que nos reserve mesa en un restaurante de los recomendados por esas guías que compramos antes de salir de ruta y que solo Sonia se lee…naturalmente cuando no puedo hablar la lengua del país, mi francés se limita a lo típico: buenos días, buenas noches, por favor, gracias, muchas gracias, la cuenta y el ticket, entonces hablo en inglés que como todos sabéis es «indio» pero efectivo, jejeje…total que mesa a las 21:00 para dos, zona fumadores.

 Esto es todo por hoy e ya hemos quemado la primera semana de vacaciones pero nos lo estamos pasando en grande, besos a todos!!!

A quien madruga, Dios le ayuda y hoy lo hemos constatado. Fa se ha levantado antes de las 7:00 de la mañana, tenía ganas de seguir. Hemos desayunado en el antiguo salón de Manoir des Portes frente al hogar: «qué maravilla!».

Antes de las 9:00 ya estábamos en ruta (que dolor al subir a Electra!). Hoy íbamos a seguir lo que nos habían marcado en el hotel por la carretera de la Costa Esmeralda.

Había amanecido muy cubierto pero, de momento, no llovía. Llegamos los primeros a nuestra primera parada: Fort la Latte, una fortificación en un peñasco rocoso que protegía esta zona de los ataques. Fantástico verla solitos… Cuando salíamos, el parking ya estaba a reventar y en las fotos salían los interesados y trescientos más.

A las 12:00 llegábamos a Saint Malo para visitar su centro histórico amurallado. Empezaba a llover y decidimos comer allí. En esto que Fabry se queda pensativo… «acabo de percatarme que viajo más ligero…uy,uy,uy…me deje el traje de lluvia en el hotel de Pamplona…». Buen momento para darse cuenta, estaba apretando.

Total, que pasamos de parar en Cancale y decidimos tirar directamente hacia Mont Saint Michelle de la siguiente guisa: yo con mi chaqueta semi impermeable, los pantalones y las botas de mi traje de lluvia y Fa con mi chaqueta del traje de lluvia corta de mangas y bla, bla, bla… Mejor eso que un pollo remojado…

Al llegar a St. Michelle, nos dirigimos al aparcamiento marcado como del hotel fuera del propio recinto. Desmontamos maletas y, en esto que Fa me dice «que pone en ese cartel?».

«Hoy, esta zona se va a inundar, retiren sus vehículos antes de las 21:00»

Jua, jua, jua… os imagináis nuestras caras al día siguiente? Las Harleys flotan?

Total, movimos la moto a la plataforma superior de residentes: ya les vale, si Fa no lee el cartel, nos quedamos sin moto.

La Mere Poulard, (www.mere-poulard.fr),  es un hotel tres estrellas en la Rue Principal de Le Mont. Inaugurado en el 1888 por una famosa cocinera que le dió el nombre. Desde la habitación las vistas hacia la abadía eran espectaculares pero…todo tiene un pero… compartíamos la habitación con un ejército de mosquitos. Fa empezó su guerra particular y todavía no sé cómo no nos llamaron la atención por tanto golpe. Si no mató 35, no mató ninguno.

Fuimos a visitar la abadía, (www.monum.fr),  desde donde tienes vistas de toda la esplanada inundable. Al mirar hacia el aparcamiento, Fa me dice «no veo la moto, tus llaves donde están?»… «Ahhh me pase toda la visita a la abadía focalizando el momento en que me las quité en el hotel»

Sobra decir que lo primero que hicimos al salir fue verificar que no nos la habían robado; un jeep impedía que la viéramos desde arriba, pero allí estaba esperándonos.

Decidimos comer en el hotel, «jua, jua, jua que risa!!! 35 euros por una tortilla de la Mere Poulard!!!» No os voy a decir la clavada que nos metieron, hoy todavía nos estábamos quitando clavos…

Salimos para hacer fotos nocturnas y «ohhh, sorpresa, estábamos inundados, o descalzos hasta la plataforma por el agua de medio metro o hacerlas desde dentro… Demasiado frio, mejor por dentro».

Desde luego espectacular es la palabra. Le Mont fue el origen de este viaje allá por Octubre y ha merecido la pena.

Hoy os escribimos desde un punto de información turística destino Cherbourg donde nos vemos esta noche.

Un Bacio.

Después de la pateada al centro de Brest y constatar que no hay nada que ver, dormimos como bebes hasta las 7:45 de la mañana.

Hoy ha sido un día de relax: hemos cogido la carretera de la costa norte de bretaña camino de Normandia. Toda esta región es la Cote d’Armour (del mar en bretón).

Hemos recorrido toda la Corniche de l’Armorique, la costa de las leyendas, la costa del granito rosa. En Perros Guirec nos hemos dirigido ya hacia Lamballe dejandonos guiar por Tom. Nos ha traído hasta la Potterie al Manoir des Portes, ( www.manoirdesportes.com ),  una casa de principios de siglo regida por una familia. Esto es un remanso de paz.

Y he podido cumplir uno de mis retos, sueños o como queráis llamarlo: he montado a caballo.

Mi cara es de felicidad, mis posaderas…que os voy a contar.

Os escribo desde el ordenador del hotel que amablemente nos ha dejado: buenas buenas noches, hoy estoy muy feliz.

2007_Nota de Fabry

agosto 1, 2007

Para los que estáis en el extranjero y no encontréis la letra «ñ» es fácil: apretar la tecla «alt» y, sin dejarla, apretar 164 e ya está. Ni JL ni Sonia lo quieren entender y practicar, besos a todos!!!

Precioso día hoy, amanece completamente despejado.

El propietario del hotel donde finalmente hemos pasado la noche nos para en el aparcamiento; resulta que tiene una Ultra como la nuestra y nos abasalla a preguntas… Creo se cambiara los tubos de escape.

A las 9:00 ya estábamos en carretera destino Pont-Aven, el pueblo donde Gauguin pasó grandes temporadas pintando. Un pueblecito pintoresco donde paramos a tomar café. Mientras yo fotografiaba casitas, un tío nos fotografiaba a nosotros… Tendremos que pedir derechos de imagen!.

Hemos estado más de una hora en el concesionario de Quimper, ( www.cornouaille-moto.com/ ). Foto, pins para todos y camisetas pa los nenes… El propietario, Yann Henry, mira el mapa de ruta y nos aconseja parada en Locronan de camino a Brest y la costa de granito rosa mañana.

Seguimos por la carretera de costa hasta Audierne donde paramos a comer al restaurante «Le Bar Breton». Aqui se suceden los olores: del olor a mar de los pueblos pesqueros al olor a hierba de los más interiores.

Hemos llegado hasta la punta mas septentrional de esta peninsula: le Pointe du Raz, un faro en medio del mar visto desde una costa rocosa. La imagen en mitad de una tormenta tiene que ser espectacular. Allí, el monumento a la virgen de los naufragados.

Le hemos hecho caso y nos hemos dirigido a Locronan. Es un pueblecito del siglo XIII conservado en perfecto estado con todas las casas de piedra típicas de la zona en la epoca medieval. Muy bonito, un acierto. Vamos recopilando parches e imanes de nevera…

En el último tramo a Brest, he conseguido la foto de ellas… la más buscada… las vacas bretonas mirándome y, supongo, pensando » con ese cabezón debe ser un extraterrestre» (llevaba el casco puesto típica foto aquí te pillo aquí te mato).

Al llegar a Brest hemos agradecido a Tom que nos guie. El hotel Center bien y tiene punto de internet desde donde poder escribir con la presión de unos guiris que no entienden que vamos a tardar ahora que lo tenemos… C’est la vie.

Fino a domani et bonne nuit a tous!